Las espinacas (Spinacia oleracea) son vegetales con poco atractivo visual, pero con grandes beneficios para la salud. Las hojas de espinaca son deliciosas en ensaladas, para batidos e innumerables platos. Por lo que convendría cultivar en casa un par de ellas para tener todo el tiempo.

Las espinacas (Spinacia oleracea) son vegetales con poco atractivo visual, pero con grandes beneficios para la salud

 Quizás también te pueda interesar: Calabaza: cuidados, cosecha y problemas comunes

Cómo cultivar las espinacas en maceta

Para poder estimular la germinación de las semillas de espinaca, es mejor dejarlas en remojo en agua durante 8 horas antes de sembrarlas. Después escurrirlas bien y sembrarlas.

Planta las semillas a 2,5 cm de profundidad en macetas de sustrato universal. Reorganiza los almácigos cuando el tamaño permita hacerlo, dejando un espacio de 7 cm entre plantas.

Mantén las macetas bien regadas, especialmente en la época de la primavera, ya que pueden espigarse si pasan sed. Ahora bien, si el crecimiento es muy lento, es preciso abonarlas con fertilizante rico en nitrógeno.

Cuidado de las espinacas

Las espinacas deben sembrarse en cualquier época del año y son capaces de dar hojas en distintas temporadas. Para poder recolectarlas es en invierno, sembrándolas en la primavera a principios del verano.

Además, prefieren crecer en una ubicación donde reciba el sol. De preferencia donde le de varias de sol directo para que pueda crecer mejor y más rápido.

Las plantas que lleguen a crecer en invierno van a precisar de protección durante las inclemencias del tiempo, ya sea con campanas o fibra de lana. Para recolectarlas se debe tomar las hojas de la parte externa de la hoja. Al cabo de unas 7 semanas aproximadamente podrás empezar a cosechar espinacas y disfrutar de su gran sabor.

Las plagas que pueden dañar con más frecuencia la espinaca es el caracol y los pulgones, para prevenir y poder combatirlos de la mejor forma es con remedios ecológicos.

Variedades de espinacas

  • Espinaca de Nueva Zelanda: es una mata arbustiva que puede recolectarse hasta las primeras heladas. No se considera una espinaca, pero si se recoleta y se usa igual.
  • Galaxy: de hojas verdes lustrosas y de un gran sabor. Si quieres brotes tiernos, no debes arrancar ningún almácigo.
  • Medania: de un sabor suave y un tanto dulce. Si se mantiene regada producirá unas hojas muy frescas y suculentas.
  • Espinaca perpetua: es un buen cultivo de otoño e invierno de hojas brillantes y un excelente sabor, la planta puede durar hasta 2 años si se recolecta con regularidad.

Imágenes cortesía de: stilgareo, Carolina

No hay comentarios

Dejar una respuesta