La fresa o frutilla es un fruto de gran sabor y dulzura. Cuenta con raíces muy superficiales, por lo que es muy fácil poder sembrarla en macetas, ya sea en el interior como en el exterior del hogar. Además, se puede cultivar en todo momento del año, aunque lo ideal es en la primavera.

fresa-cultivo

Quizás también te pueda interesar: Todo sobre el cultivo de membrillo

Paso a paso el cultivo de la fresa

  1. Es preciso tener un tiesto con agujeros para que pueda tener la tierra necesaria. Además, colocar unos trozos de terracota, cerámica o guijarros en la base para que tenga un buen drenaje.

Si se va a cultivar en una maceta alta y estrecha se debe añadir ¼ de musgo de turba antes de colocar la tierra. Ahora que si se coloca en una cesta colgante, una línea de musgo esfagno y tierra turbosa es lo mejor para retener la humedad.

  1. El tiesto de las fresas debe llenarse con 2/3 de tierra preparada. Debe tener al menos 18″ de diámetro, ya que produce estolones que necesitan espacio para poder extenderse.

La fresa prolifera en tierra con un pH de entre 5.3 y 6.5. Lo ideal es tener tierra bien nutrida, por ello es bueno incorporar un puñado de compost una vez al mes. Después realizar 5 montículos de tierra a 1″ de alto y separarlo a unas 6″.

  1. Con la mata en manos comenzar a extraerla. Si es necesario romper con mucho cuidado el contenedor plástico donde se alberga. Sacudir el excedente de tierra suavemente, ya que las raíces son muy delicadas.
  1. Tener un cubo con agua y mojar las raíces durante una hora para que puedan absorber suficiente agua para mantenerse hidratadas.

fresa

  1. Sacar la planta del agua y colocarla en los montículos en la parte de arriba, acomodar las raíces por los lados.
  1. Llenar la maceta con más tierra hasta que quede al nivel de la corona de la planta.
  1. Regar perfectamente (lo recomendable es una regadera con boquilla para rociar) hasta que comience a salir agua por debajo del tiesto. Si quedan huecos, se puede emplear más tierra.
  1. Ahora con la maceta lista se puede colocar en el exterior, ya sea a nivel de piso o colgada, o bien, en el interior en un ambiente cálido.
  1. Recogerse cuando estén maduras. Es preciso tener en cuenta que las fresas obtenidas por cosecha va a depender de la cantidad que se hayan cultivado y el tamaño de las macetas.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta