El girasol es una planta que cuenta con muchos usos, que va desde al aceite hasta producción biodiesel. Sin embargo, al ser de una flor esplendorosa y color brillante bien podría dar este toque único al hogar en una maceta que va a lucir espectacular.

Cultivo girasol maceta

Quizás también te puede interesar: Cultivos de espinacas en macetas

Paso a paso el cultivo del girasol en maceta

Semillas de girasol: para obtener semillas de girasol, es conveniente adquirir las semillas enanas que son aptas para contenedores. Las variedades de girasoles enanos pueden ser: pacino (30cm), sunspot (60 cm o 2 m), big smile o sonriente (30 cm), teddy bear u osito de peluche (40 cm) y music box (60 cm).

Contenedor o maceta: los contenedores deben tener el tamaño de acorde con la altura de la flor que se va a plantar. Ahora bien, la maceta debe medir entre 30 y 40 cm de ancho para la mayoría de girasoles enanos.

Tierra para plantar: pon la tierra en la maceta, asegurando una capa de material de drenaje, ya sea guijarros, trozos de terracota, trozos de polietileno o grava. Después verter cantidades iguales de mezcla de compost y tierra común hasta un nivel de 2.5 cm de la parte superior del recipiente. Ten en cuenta que la adición de cristales de retención de agua va aliviar la cantidad de riego y, con ello, asegurar que los girasoles consuman la cantidad de agua necesaria. Asimismo, la adición de abono es importante como fuente de alimento.

Girasol

Sembrar: siembra de 2 a 10 semillas en parejas, dependiendo el tamaño del contendor. No hay problema por si se aplastan en esta etapa, pero debes tener un preparado para poder descartar aquellas plantas débiles después de cierto tiempo. Para plantarlas debe ser a 2.5 cm de profundidad y 1 cm de distancia. Ahora bien, es posible colocar unas ocho plantas en un recipiente, así que se debe usar una guía para plantar.

Riego: agrega unos 25 ml de agua por cada semilla plantada. El riego debe ser una vez cada uno o dos días, asegurando que el suelo se mantenga húmedo hasta que las semillas broten.

Germinación: la germinación debe ser en los próximos tres a ocho días. Si no ocurriera en ese período, espera un poco más. Pero si a los trece días no hay indicios, entonces la semilla no crecerá. Si la germinación ha sido todo un éxito, enhorabuena, ya solo queda colocar en una parte soleada de la casa y disfrutar su belleza.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta