La granadilla (Passiflora ligularis) o también conocida como granada, granada china o granada de moco. Pertenece a la familia Passifloraceae, la cual es originaria de los Andes centrales, principalmente Perú. Crece como enredadera y puede llegar a alcanzar hasta los 15 m de altura. Produce flores como todas las variedades y se da en zonas tropicales y sub tropicales, ya que no tolera las heladas de invierno. Las enredaderas producen frutas comestibles similares al melón, de una carne aromática y dulce y, de un color dorado, pardo o amarillo con pequeñas pintas claras.

Granadilla cultivo

Quizás también te puede interesar: Recomendaciones para el cultivo del garbanzo

La granadilla da frutas casi todo el año y no tiene una temporada específica de cosecha, por lo que con el cuidado óptimo va a proveer un follaje perenne, de flores atractivas y frutas excelentes y comestibles.

Cultivo paso a paso de la granadilla

Para un cultivo excelente de la granadilla es recomendable seguir estos pasos:

Granadilla

Guía la enredadera para que se ajuste a una espaldera o enrejado a medida que se va desarrollando. Ata las vides de granadilla con telas para plantas cada 20 a 25 cm a lo largo de su longitud, permitiendo que las vides se crucen unas con otras.

Riega el suelo en la base de la vid una vez por semana de modo que el sustrato permanezca húmedo sin empaparse en exceso. Las frutas precisan de alrededor de 2,5 cm de agua a la semana. Aunque es probable que requieran un poco más si es que el suelo se seca rápidamente en la temporada de sequía.

Para fertilizar la planta debe hacerse en el invierno o al principio de la primavera antes de que las vides comiencen un nuevo brote. Incorpora un fertilizante balanceado granular, siempre usando la cantidad recomendada por el fabricante, dependiendo el tamaño de la planta. Aplica dicho fertilizante cada 5 o 6 meses y nunca agregues a la vides más de 150 g de fertilizante en una sola toma.

Poda las vides a finales del invierno cuando no crezcan, ya que de lo contrario va a retrasar o frenar el desarrollo. Mejor corta las vides muertas, dañadas o débiles en la base para que se desarrolle de forma saludable.

Cosecha la fruta cuando la corteza de las misma se torne brillante y comience a ponerse de color amarillo. Para ello corta cerca del tallo con la ayuda de un cuchillo filoso para evitar provocar un daño en la planta.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta