El jengibre es una raíz de origen oriental que se cultiva en la India y China. Aunque actualmente se ha extendido en todo el mundo. Además, es una planta muy fácil de cultivar en casa para poder tenerla siempre a la mano. Por lo que con un poco de esfuerzo podrá convertirse en el mejor aliado para la salud.

Cultivo jengibre

Quizás también te puede interesar: Ginseng Indio o Ashwaganha, una planta repleta de atributos

Contenido del artículo

Cultivo del jengibre

Qué se necesita

  • Un trozo de rizoma de jengibre
  • Una maceta de 40 cm de profundidad
  • Una parte de abono o humus de lombriz
  • Tres partes de tierra ecológica

Cómo plantar el jengibre

  1. Pon a remojar la raíz de jengibre en agua tibia durante una noche para que quede lista para la siembra.
  2. Rellena la maceta con una parte de abono y tres partes de tierra. Recuerda que la tierra debe estar esponjosa y bien aireada para que pueda drenar correctamente.
  3. Coloca la raíz de jengibre en la tierra con el brote apuntando hacia arriba. Rellena con una o dos pulgadas adicionales de tierra.
  4. Humedece la tierra, pero no en exceso. Enseguida pon la maceta en un lugar cálido, pero sin que sea de un calor excesivo.
  5. Mantén la humedad de la tierra constante.
  6. Lo ideal es mantener el jengibre durante la primera etapa de desarrollo en una zona donde reciba poca luz y a una temperatura de unos 20˚C, pero nunca debe sobrepasar los 10˚C.
  7. Al transcurrir 4 meses, ya se puede cosechar algunos trozos pequeños. Para ello, separa un poco de la tierra del borde y seguramente habrá rizomas. Tan solo corta la cantidad necesaria y cubre de nuevo con la tierra para que continúe su desarrollo.

Recomendaciones

Jengibre

El jengibre al adquirirlo no debe tener arrugas, ni debe de estar blando ni con presencia de moho.

Si la raíz presenta varios brotes, se puede cortar y colocar en diferentes macetas para poder obtener varias.

Es mejor adquirir el jengibre orgánico, ya que suelen ser los mejores para el cultivo. Porque los que se encuentran en tiendas acostumbran a rociarlos con inhibidor de crecimiento que evita su germinación incluso si se planta en el suelo.

Como podrás ver el cultivo de esta raíz es realmente fácil. Así que anímate a tenerlo en casa todo el tiempo y obtén todos sus beneficios. Verás que no te vas a arrepentir. Pero ¿acaso conoces otros métodos de cultivo? Si es así no dudes en contarnos tu experiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí