El limón es el fruto de limonero. Los árboles cítricos son originarios de Asia y hoy en día se pueden cultivar en todo el mundo. Los limones son un fruto utilizado para aromatizar, aliñar y aderezar distintos platos. Incluso es importante destacar los beneficios y propiedades de este cítrico.

cultivo-limonero

Quizás también te pueda interesar: Cuidados y siembra del guisante o chícharo

Así que si quieres plantar un limonero en maceta, es preciso tener en cuenta ciertas condiciones para que se pueda adaptar mejor y, con ello, disfrutar de unos deliciosos limones.

Cómo cultivar un limonero en maceta

Es necesario una maceta con una profundidad de 80 cm como mínimo, pero si se opta por un limonero miniatura puede ser de 50 cm.

El sustrato que se elija debe ser apto para el cultivo ecológico, rico en materia orgánica y que tenga buena aireación

El limonero es un árbol frutal exigente en cuanto a macro y micronutrientes, por tanto se debe tener abono orgánico. Es preciso abonar antes de plantar el limonero y de nuevo hacerlo en la segunda floración. El guano y el humus de lombriz resultan excelentes para este cultivo.

A menos que se tenga el tiempo y la paciencia se puede sembrar las semillas, ya que es un proceso muy largo y no siempre se tiene el resultado que se desea. Es mejor obtener el árbol con cepellón, esqueje o estaca para poder empezar de ahí.

Como buen cítrico precisa de luz solar. Entonces es preferible tenerlo en una zona en el que pueda recibir sol directo durante varias horas al día.

limonero

Una de las causas más frecuentes para que un limonero pueda enfermar e incluso morir es el exceso de agua. Y aunque este árbol suele tener tolerancia a la asfixia radicular (cuando se riega demasiado) es un factor a tener en cuenta.

Cuando el agua sobrante de la maceta no drena y suele quedarse estancada, lo que ocasiona son problemas para respirar y obtener nutrientes de la tierra. Esto empieza a debilitar y dar signos de peligro en el árbol (hojas caídas, amarillentas, problemas en los frutos, etcétera). Siendo muy complicado poder recuperarlo.

Para poder prevenir esto, se debe regar cuando la tierra lo requiera. Si hay humedad en el sustrato no regar. Mientras que los meses más calurosos se debe regar con frecuencia.

La poda es una labor de mantenimiento para los árboles, cuyo objetivo es mejorar el rendimiento, la distribución equilibrada de las ramas, la ventilación y la exposición solar de los frutos.

Las plagas más comunes pueden darse durante el cultivo y dentro de las que se destacan son el ácaro, los minadores, la araña roja, la mosca de la fruta, la cochinilla, el pulgón y la mosca blanca.

Existen algunas variedades de limoneros que tienen 2 floraciones al año, por lo que se podrá obtener 2 cosechas anuales

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta