Davalia mariesii también conocido como Pata de conejo, Davalia o Helecho de pata de conejo. Pertenece a la familia de las Davalliaceae, del género Davalia que está conformado por 40 especies de helechos. Es originaria de Asia tropical, Corea y Japón.

Davalia mariesii

Quizás también te pueda interesar: Características y cuidados de la Myrica faya o Haya de Canarias

Características de la Davalia mariesii

Helecho de porte rastrero con raíces rizomatosas y escamosas que pueden ser epífitas, o bien, vivir en tierra. Suele alcanzar una altura de 50 cm.

Las frondas son de forma triangular, ligeras, divididas, rídigas y color verde brillante, pero en ocasiones ligeramente bronceadas.

Los rizomas son largos, gruesos, similares a las patas de conejo.

No produce flor. Las semillas son esporas monoletas, oblongas-reniformes, rugosas e hialinas.

Cuidados de la Davalia mariesii

Davalia mariesii helecho

Es una especie que se usa como planta de interior. Ideal con planta colgante, aunque también puede prosperar en jardín, situada a la sombra de plantas altas.

Precisa de estar en semisombra o en un lugar luminoso donde no reciba los rayos del sol de forma directa.

La temperatura no debe bajar de los 10°C.

El suelo deberá ser compacto y bien drenado.

El riego con moderación en la primavera y el verano. Aunque habría que pulverizarse a menudo y el resto de año regar menos.

El trasplante puede realizarse cada 2 años a principios de la primavera.

La manera ideal para el riego es cuando la tierra este seca, sumergir la maceta en agua y escurrir muy bien.

La poda es conveniente hacerla para eliminar frondas secas o muertas y, con ello, permita el desarrollo de la planta.

El abono se debe realizar cada 25 días con un fertilizante líquido en la primavera y el verano.

El principal peligro para esta especie es la falta de agua, lo que provoca que se le caigan las hojas y se tornen grises.

En cuanto a plagas y enfermedades frecuentes puede ser susceptible al ataque de la mosca blanca y los trips.

Se multiplica por medio de división de los rizomas. Para ello, se corta un trozo de 10 cm con yemas y raíces para poder enraizar en turba.

¿Qué te parece este ejemplar? Sin duda, es una helecho que podría dar ese toque de elegancia al lugar donde se le coloque.

Imágenes cortesia de: Gergely Hideg,

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí