Existen plantas, aunque por suerte algunas pocas, que debes evitar, o bien, colocar en un estante elevado en caso de que tengas niños a los que les guste llevarse todo a la boca o mascotas como, por ejemplo, la Dieffenbachia, que no se la conoce en vano como la caña muda. ¡Conoce más sobre sus características, cuidados, propagación y problemas!

dieffenbachia

Quizás te pueda interesar: Grevilleas, plantas de exterior e interior exóticas y bellas

La Dieffenbachia es una de las plantas de interior más exóticas y decorativas y, aunque no lo parezca, es muy fácil de cultivar. La gran variedad de dibujos que tienen las hojas, la convierten en una planta sumamente popular, tanto sea para cultivar en un grupo como parte de un arreglo, o bien, sola como centro de atracción.

A pesar de ser muy elegante e ideal para el interior, la Dieffenbachia guarda un secreto que muy pocos conocen. Esta planta posee una savia venenosa y, si alguien la come, puede sufrir una terrible inflamación en boca y garganta, lo que le impediría hablar. Tampoco hay que permitir que la savia toque alguna zona sensible del cuerpo como nariz, ojos o alguna herida en la piel. Como método de prevención, lávate las manos luego de haber tocado la planta o utiliza guantes.

Cuidados de la Dieffenbachia en primavera y verano

A principios de la primavera, trasplanta a la Dieffenbachia si fuera necesario justo antes de que empiece su época de desarrollo y utiliza un compost completo en la nueva maceta. Este lo puedes preparar con una parte de mantillo, dos partes de tierra negra y un poco de arena. Esta planta de interior tolerará muy bien el calor y las temperaturas superiores a 30° C. Proporciónale un sitio iluminado, pero no con luz solar directa. Tu Dieffenbachia dependerá de la humedad del compost, por lo que tendrás que asegurarte de que no se seque ni tampoco quede agua estancada. Durante la primavera y el verano, añade un fertilizante líquido al agua de riego y mantén la atmósfera lo más húmeda que puedas, rociando las hojas con agua de lluvia.

Cuidados de la Dieffenbachia en otoño e invierno

Si la temperatura descendiera mucho, tu planta sobrevivirá de todos modos, pero no significa que se desarrollará en excelentes condiciones. El mínimo ideal para que la Dieffenbachia sobreviva es entre 15° C y 18° C, y siempre en un sitio iluminado. No dejes que tu planta se seque y mantén el compost todo el invierno húmedo, regándola una vez a la semana y rociándola ligeramente con agua en los días más cálidos. Por otro lado, evita las corrientes de aire frío.

Propagación de la Dieffenbachia mediante esquejes

Corta esquejes del tallo en primavera de 5 a 10cm, junto con un nudo y trátalos con hormonas de enraizamiento, espolvoreando su punta y dejándolos secar durante dos días. Plántalos firmemente en macetas rellenas de compost con un poco de arena y mantenlos húmedos con una temperatura elevada. Cuando hayan aparecido algunas hojas, trasplántalos a una maceta mucho más grande.

Te recomendamos leer: Trucos y secretos para plantas de interior

Problemas de la Dieffenbachia

Las hojas marchitas, sin color o caídas, muestran las consecuencias del exceso de humedad, la falta de calor o las dos cosas; si el compost de la planta se encontrara saturado de agua, retírala de la maceta y colócala sobre papel periódico para que absorba la humedad, y deja secar. Plántala de nuevo y colócala en un sitio cálido.

Las hojas chamuscadas son producto de una exposición al sol excesiva; transpórtala a un sitio mucho menos soleado y lejos de las estufas o radiadores. Por otro lado, el crecimiento lento de la Dieffenbachia y la falta de color puede deberse a la escasez de abono en primavera o la falta de luz. Abona tu planta cada dos semanas, antes la época de crecimiento, usando un fertilizante líquido incorporado al agua.

Mantén la Dieffenbachia en un lugar iluminado durante todo el año y observa que no haya manchas bronceadas sobre las hojas, ya que eso indicaría la presencia de la arañuela roja. Si fuera así, rocíala con un insecticida con malathion. Si encontraras manchas blancas en la parte trasera de las hojas, estarías en presencia de las cochinillas. Retíralas con un algodón empapado con alcohol metílico.  Manchas verdes indican la presencia de los pulgones verdes; elimínalos con un insecticida sistémico.

¿Qué opinas sobre las características de la caña muda? Deja tu comentario.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta