El baño del perro es un hábito que debes incorporar a tu rutina de cuidados junto con una adecuada alimentación, una correcta higiene dental y ejercicio. Sin embargo, a todos los perros no les gusta bañarse, por lo que es necesario seguir algunos consejos para que tu mascota incorpore esta costumbre con normalidad.

El baño del perro

Quizás también te pueda interesar: Pasos a seguir para proteger al perro cuando las temperaturas marcan bajo cero

La importancia del baño del perro

Cuando lleves a cabo el baño del perro, deberás hacerlo con agua templada y un jabón especial para eliminar la suciedad que se acumula sobre su piel y pelo. Esta suciedad no solo puede producir malos olores sino también picores y enfermedades externas generadas por bacterias. Además, el baño del perro puede ser una forma de pasar tiempo con tu mascota y mejorar aún más su relación.

No importa de qué raza sea tu perro, siempre habrá que bañarlo. Es cierto que existen algunas familias caninas que son mucho más propensas a tener mal olor debido a su actividad o anatomía. El mastín es una de las razas más propensas a tener olor a perro.

¿Cómo y cuándo bañar al perro?

dog-237193_960_720

Aunque algunos veterinarios aconsejan bañar al animal solamente cuando precisa, como cuando se ensucia, como regla general es importante bañarlo una vez al mes. No se recomienda bañar al perro antes de los 120 días de vida, pero después de una semana de haber terminado con el calendario inicial de vacunación de tu mascota, lo ideal es que bañes a tu perro y que ese momento se convierta para él en unos minutos de confort, mimos y juegos.

Escoge un lugar tranquilo, que se adapte a su tamaño y cuando pases el jabón y lo enjuagues con agua templada emplees un lenguaje cariñoso para que se sienta seguro. Comienza por la cabeza, evitando que el jabón le entre en los ojos y en los oídos y limpia la parte externa de las orejas. Masajea las patas, el lomo, la p arte trasera, el vientre y el tórax del animal.

Una vez que hayas terminado de bañarlo, completa el secado con ayuda de un secador, aunque quizás el ruido le incomode. Úsalo a una distancia mayor a los 30 cm y cepíllalo para desenredar su pelo.

Finalmente, cabe destacar que nunca deberás utilizar tú mismo jabón en el baño del perro, dado que el pH de tu piel es de 5.5, mientras que el del can es de 7.5. Usa jabón específico para perros y productos de excelente calidad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta