El futuro del riego localizado

El uso del riego bajo superficie en la agricultura y jardinería no es un concepto nuevo. Fue introducido hace cerca de cuarenta años atrás, al comienzo de los años 60, pero sólo en los últimos 15 años se ha generado mayor conciencia acerca de sus ventajas y se han agregado tecnologías que permiten superar los problemas encontrados en el pasado.
Investigaciones y experiencia práctica en el riego subterráneo en el mundo entero, nos dan la seguridad de poder afirmar que la tecnología “Rootguard®” constituye la mejor alternativa del futuro del riego localizado.

Utilizando el riego subterráneo podemos beneficiarnos de todas las ventajas descritas a continuación:

Eficiencia en el uso de agua , al mantener la superficie seca, menos agua se pierde por evaporación. Además, la distribución esférica de la humedad en el riego subterráneo es mas eficiente porque permite un mayor volumen de humedad en un menor radio.

Longitud de raíces – las raíces penetran mas profundamente en el suelo, permitiendo que el sistema radicular trabaje en condiciones mas estables.
Aplicación de fertilizante – La fertigación provee de agua y nutrientes directamente al sistema radicular de la planta.

Control de hierbas – Al mantener la superficie del terreno seca, se previene la germinación de semillas superficiales de malezas, por lo que hay menor cantidad de esta y se reduce la necesidad de usar herbicidas.
Infiltración del suelo – La costra superficial creada en algunos tipos de suelos causa problemas de infiltración. El riego subterráneo elimina este fenómeno.

Incremento del rendimiento – debido al aumento del riego y la absorción de fertilizantes, aún con menor cantidad de agua y abonos.

Calidad del agua – Aguas residuales y de otras fuentes problemáticas puede ser utilizada más seguramente al no haber contacto entre el agua (y sus patógenos) y los trabajadores o las hojas y frutos.
Control de salinidad – Se mejora el control de la salinidad del agua y el suelo ya que no se acumulan sales en la superficie por causa de la evaporación.

Mantenimiento – Dado que las tuberías están enterradas, están menos expuestas a la acción adversa de la radiación solar y los cambios en condiciones ambientales como secado/mojado, frío/calor, por lo que esperamos que el sistema tenga una mayor vida útil. Equipos mecanicos pueden moverse y trabajar libremente en la superficie con menos daño al sistema de riego y menor compactación del suelo. En instalaciones suficientemente profundas es posible incluso arar.
Control de enfermedades – Al mantener la capa superior del suelo seca, se reducen drásticamente las enfermedades cuya propagación es ayudada por la humedad entre la cubierta de las plantas y el suelo, como la Alternaria.

Paisajismo – El sistema de riego subterráneo permite regar sin interferir con el diseño visual y estético de parques y jardines.

Seguridad – el sistema de riego subterráneo ofrece mayor protección del equipo ante vandalismo y otros daños, incluyendo animales.

Se presentaron dos problemas importantes en el uso del riego subterráneo, los cuales hemos aprendido a solucionar:
Penetración de raíces – El principal problema.Las raíces tienden a expandirse en la dirección del agua disponible. Dado que los goteros no quedan completamente drenados, las raíces eventualmente encontrarán un camino a través del orificio de salida del gotero al laberinto, finalmente obstruyéndolo. Es posible demorar la introducción de raíces por medio del riego pulsado, pero la solución más efectiva es el uso de un herbicidad que inhiba el crecimiento de raíces en el área adyacente a los orificios de la tubería de goteo. El herbicida utilizado para este propósito es el Trifluralin (“Treflan”®). Este puede ser inyectado directamente en los laterales cuando se usan goteros corrientes, pero es preferible el uso de la tecnología basada en su constante y lenta liberación, como se describe más adelante.

Succión de suelo – Partículas del suelo pueden penetrar a través de la tubería de gotero debido a la presión de vacío creada en laterales con pendiente, cuando el agua es drenada al final del ciclo de riego. Este problema se soluciona aumentando los pasos de agua del gotero, permitiendo múltiples orificios de salida, e instalando valvulas de alivio de aire/vacío de acuerdo a las recomendaciones de diseño.

Asimismo, disponemos hoy de mejores válvulas de lavado y filtros para enfrentarnos a aguas de peor calidad.
Una vez convencidos de las bondades del riego subterráneo, miramos adelante a la siguiente etapa: su aplicación y recomendaciones. El riego por goteo subterráneo es diferente al riego por goteo de superficie y para obtener los máximos beneficios es preciso optimizar el uso de la tecnología en lo concerniente a espaciamientos entre goteros y laterales, profundidad de instalación, riefo y fertirriego.

Aunque las recomendaciones y el manejo del riego subterráneo pueden variar ligeramente en distintos lugares, tenemos dos variables principales aceptadas para considerar al diseñar: tipo de suelo y tipo de planta.

En general, los laterales son enterrados a profundidades de 10 a 70 cm., el espaciamiento entre laterales varía de 0.25 a 2 metros, y existe ya una vasta experiencia acumulada y disponible en una gran variedad de cultivos, desde céspedes a hortalizas, cultivos de campo, viñedos y frutales.

rootguard2

ROOTGUARD®

El principal producto para el riego subterráneo es el Rootguard®, una tecnología patentada, y una marca registrada de Geoflow Inc., producido en Israel bajo licencia conjuntamente por Metzerplas y Lego.

El Rootguard® soluciona la introducción de raíces por medio de un proceso de liberación controlado basado en una molécula de polímero que lleva el agente activo. El Treflan es lentamente liberado del gotero basándose en un proceso de difusión Fickiano y nos libera de la necesidad de injectar el herbicida regularmente. La cantidad de Treflan en el gotero proveerá protección por muchos años en condiciones razonables.

Con una temperatura media de suelo de 15 grados Celsius, el Treflan protegerá frente a intrusión de raíces por un mínimo de 18 años.

El uso del Rootguard® es mucho más eficiente que la inyección del treflan en laterales de goteo ordinarios, ya que mantiene una concentración constante en la zona adyacente al orificio a lo largo de todo el año. Inyectar Treflan una o dos veces por temporada brindará una gran y costosa cantidad del herbicida en una aplicación, sin garantía de que no sea biodegradado hasta la siguiente inyección.

El potencial del riego subterráneo recién comienza a ser aprovechado, pero es sólo una cuestión de tiempo hasta que profesionales del riego y agricultores tomen conciencia de sus bondades y lo transformen en la principal aplicación del riego por goteo.

Fuente: Metzerplas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí