Las plantas están propensas a sufrir enfermedades y ser atacadas por insectos. Algunas especies pueden ser más inofensivas que otras, pero lo cierto es que el jardín puede ser un espacio vulnerable ante la presencia de plagas. Por eso hoy conoceremos cómo eliminar las cochinillas del jardín de manera eficaz.

Combatir cochinillas

Quizás también te pueda interesar: Cómo combatir los caracoles y las babosas del jardín

Qué es la cochinilla

La cochinilla del jardín es un insecto chupador que se alimenta de las plantas para poder extraer su savia, lo que genera malformaciones o manchas en las hojas. Las hembras cochinillas cuando se hacen adultas se quedan inmóviles en las plantas para poder absorber sus proteínas, mientras que el macho puede volar un par de días, ya que muere después de la fecundación. Las cochinillas son plagas de interior, ya que la humedad de los espacios cerrados va a propiciar un ambiente óptimo para ellas, aunque en veranos calurosos pueden aparecer.

Cómo eliminar las cochinillas

Cochinillas

El proceso para eliminar esta plaga es muy fácil, solo considera el que mejor se adecue a tus necesidades. El primer paso es alejar las cochinillas de las plantas y luego seguir estos simples consejos.

Combatir con alcohol. El alcohol es un insecticida que ayuda a terminar con esta plaga, siempre y cuando el ataque sea leve. Para ello puedes usarlo directamente sobre las pantas, limpiando las hojas con un paño, o bien, rociando las plantas afectadas con este líquido. Ahora que si incorporas agua y jabón vas a poder mejorar el efecto al pulverizar el jardín.

Insecticida. De los últimos recursos para tratar ataques de cochinilla es el insecticida sistémico para poder envenenarlas al momento que succionen la planta. Sin embargo, este método es para aquellos casos extremos.

Plantas. Otro método para combatir la cochinilla es usando plantas. Algunas plantas resultan molestas para otros insectos y sirven como repelente natural. Así que opta por helechos, orégano, hojas de tabaco u otras hierbas aromáticas, ya que les resulta muy desagradable su presencia. Y aunque el efecto no es inmediato, puede funcionar muy bien como prevención.

En resumidas, la presencia de insectos dañinos en el jardín es poco deseada, ya que a la larga puede resultar toda una catástrofe para las plantas. Así que toma las medidas pertinentes y pon atención en el caso de la visita inesperada de un insecto para poder disfrutar del área verde como se merece.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta