Las hormigas negras son de las plagas más perjudiciales en el jardín. Y aunque no hay un método que pueda terminar con ellas, existen varios remedios caseros para tenerlas bajo control o por lo menos disuadirlas de las plantas favoritas del jardín.

Hormigas jardín

Quizás también te pueda interesar: Combate la plaga del pulgón y hongos con un preparado de cebolla

Es importante saber que la lucha es día a día, ya que son insectos que siempre van a estar ahí, esperando el momento justo para atacar y dejar sin indicio el área verde.

Remedios naturales para acabar con hormigas

Remedios hormigas

Cáscara de naranja

La cáscara de los cítricos contiene una sustancia natural llamada D-limoneno. Dicha sustancia es empleada en la industria como solvente, la cual se utiliza como insecticida ecológico muy potente. La hormiga podrá acarrear la cáscara a su hormiguero, pero cuando ésta se empiece a descomponer va a liberar el aceite esencial, convirtiéndose así en un insecticida letal cuando este en contacto con las hormigas.

Tierra de diatomeas

Para este método es preciso espolvorear tierra de diatomeas (roca sedimentaria silícea formada por micro-fósiles de diatomeas, las cuales son algas marinas unicelulares que secretan un esqueleto silíceo llamado frústula) en los caminos por donde transitan las hormigas, así como alrededor del hormiguero para poder exterminarlas.

Hierba aromáticas

Las hierbas aromáticas van a ahuyentar a las hormigas del huerto, por lo que es conveniente colocar muchas hierbas para poder disuadirlas, ya que con una maceta no es suficiente. Dentro de las plantas que se pueden plantar está la menta, el orégano, el romero, la ruda, la cebolla, el ajenjo, la lavanda y la hierbabuena.

Repelentes naturales

Existen compuestos naturales aromáticos que van a ahuyentar a la hormiga como la pimienta de cayena, el ajo, el café y la canela, entre otros. Por lo que se puede realizar una infusión con estos ingredientes mencionados, o bien, de vinagre, ruda o zumo de limón. Y enseguida pulverizar las plantas para mantener alejadas a las hormigas. Lo fundamental es no bajar la guardia y ser constante.

Agua con jabón

Aunque a las hormigas les guste el agua, cuando viene con una mezcla previa de jabón les causa irritación y además nos les permite desplazarse libremente. Este repelente es sencillo, para ello coloca unas de gotas de jabón líquido en agua, pon en un rociador y vierte en aquellos lugares donde suelen pasar los insectos.

Estos son solo algunos remedios caseros que pueden realizarse a la brevedad para poder mantener al margen a esas hormigas. Ahora que si ya tienes un método que funcione a la maravilla, cuéntanos para que esa cadenita se vaya pasando y se pueda lucir un jardín espectacular sin ningún inconveniente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta