Una vez que están listas las plantas del tomate en ese jardín o espacio verde y el clima aún es templado o no hay cambios bruscos de temperaturas nocturnas, es preciso proteger los tomates y poner un tutor a tiempo para no dejar todo al último momento. Pero ¿acaso sabes cómo entutorar la planta?, si tu respuesta es negativa, no te preocupes que continuación te explico cómo hacerlo eficazmente.

Entutorar tomates

Quizás también te pueda interesar: Vegetales que pueden cultivarse en macetas invertidas

Entutorar los tomates

Las plantas del tomate son enredaderas, es decir que no crecen en forma vertical, sino que se va extendiendo sus ramificaciones de forma horizontal. Así que lo mejor es que tengan un sistema de soporte para que se puedan apoyarse, ya que a medida que van desarrollándose van generando cierto peso. Existen varias técnicas para entutorar, dentro de las que sobresalen el entutorado en forma de escalera y el entutorado en forma de jaulas.

Para estás técnicas se podrá emplear bambú, cañas, ramas gruesas, caños de pvc, barras o algo similar. En lo que respecta al largo del tutor para el tomate va a depender de la variedad que se está sembrando. Dentro de las variedades más altas pueden necesitar más de 2 m, mientras que para las más pequeñas debe ser de mínimo 1 m.

Ahora que si se tiene pensando ir podando las plantas, es mejor emplear el formato de escalera, pero si no se tiene contemplado podar para que tener una planta muy frondosa, convendría la de jaula.

Tomates

Ten en cuenta que con la técnica de escalonado, el tutor al ser muy alto deberá tener una buena estabilidad, sobre todo si las plantas están en un lugar muy ventoso. Las cañas de bambú son las ideales para ampliar soportes.

Es importante que al entutorar los tomates, las ramas deberán estar atadas con algo suave, pero muy firme para no lastimar las ramas y, sobre todo, permitir un óptimo crecimiento. Por lo regular se usa la rafia, la soga de algodón o el yute. Ahora bien, un truco interesante para atar las sogas, es emplear trozos de tela, que aunque no será muy estético va a funcionar a la perfección.

¿Qué te parece? fácil, no. Así que de ahora en adelante podrás tener la fortuna de ver crecer unos deliciosos tomates de la forma correcta y en un espacio determinado ¿Te animas? o ya tienes tú método, si es así cuéntanos tu experiencia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta