Erinacea anthyllis también conocida como Cojín de monja, Rascaculos, Erizo de flores azules, Rascamoños, Piorno azul o Asiento de pastor. Pertenece a la familia Leguminosae que se distribuye por el mediterráneo occidental.

Erinacea anthyllis

No dejes de leer: Hamamelis mollis, arbusto cuyas flores tienen pétalos muy particulares

Características del Erinacea anthyllis

Arbusto de porte rastrero y aspecto almohadillado-erizado que puede llegar a alcanzar una altura de 60 a 70 cm.

Forma una mata densa con una multitud de ramas entrecruzadas que terminan en una espina punzante.

Las hojas son pequeñas y caedizas, opuestas, compuestas, con foliolos oblongos a lanceolados, de color plateado.

Las flores son papilonáceas que aparecen en grupos de 2 o 3 ejemplares, de color azul o violeta, con el cáliz tubular, hinchado de un tono violáceo. Florece en abril a Junio.

El fruto es una legumbre oblonga con 3 a 6 semillas de color verde a pardo.

Cuidados del Erinacea anthyllis

Erinacea anthyllis arbusto

Es una especie que no suele usarse en jardinería, pero que bien podría ponerse junto con matas espinosas.

La almohadillasa y sus ramas intrincadas, rígidas y espinosas es una adaptación al medio en que viven, ya que no solo les permite resistir al fuerte viento, sino que dejan menos expuestas las partes ricas a los herbívoros.

Requiere de una exposición a pleno sol para que pueda prosperar con normalidad.

En cuanto al suelo, prefiere los calcáreos y dolomíticos, pero poco profundos. Sobre suelos esqueléticos, pedregosos o arenosos, entre los 800 y 2.000 msnm.

La época de siembra es en la primavera temprana y tardía.

El riego debe ser moderado para su óptimo desarrollo.

Esta especie no cuenta con ningún empleo farmacológico conocido, siendo su único uso etnobotánico para decoración y como planta de jardines de montaña.

Habría que tener mucho cuidado con la manipulación de ella, ya que puede provocar pinchazos muy dolorosos.

¿Te gusta?¿La habías visto? Quizás no sea una planta afamada porque su porte no es tan espectacular en comparación otras especies, pero vale la pena conocerlo y saber cómo es su comportamiento.

Ahora que si decides hacerte de un ejemplar, no dudes en contarnos cómo te va con este bello arbusto para que más personas se animen a tenerlo en ese espacio verde. Vale la pena valorar cada especie que la naturaleza nos brinda.

Imagen cortesía de: Por los caminos de Málaga, Por los caminos….

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí