El tener hierbas aromáticas en casa no solo es para engalanar el espacio verde, sino porque resultan excelentes para usar en la cocina. Sin embargo, existen ciertos errores que se comenten con frecuencia en el cultivo. Así que para ir a la segura, es mejor conocerlos para evitarlos a como de lugar.

Hierbas aromáticas errores

No dejes de leer: Qué es la agricultura biodinámica y sus principios

Errores frecuentes: hierbas aromáticas

Comprar plantas enfermas

Cuando se trata de comprar plantas, es primordial revisarlas antes de colocarlas en el jardín. Así que más vale tomarse el tiempo necesario para cerciorarse de que la planta se encuentre sana, ya que aparte de facilitar sus cuidados, se evita el riesgo de meter plagas al espacio verde.

Ahora que si te han regalado las plantas y está lucen enfermas, es mejor dejarlas en cuarentena para quitar cualquier indicio.

Lugar inadecuado para la plantación

Es importante saber qué clima le va a cada hierba aromática, ya que ninguna es igual. Si plantas una aromática que precisa sol en un lugar de sombra, al cabo de unos días se pondrá débil y pálida hasta que muera.

Amontonar especies

Es común comprar aromáticas al por mayor, pero no siempre se tiene el espacio suficiente para cultivar todas. Si se amontonan, las raíces se van a desarrollar poco. Sin este sistema radicular, las plantas no lograrán sobrevivir.

Aplicar insecticidas químicos

Es de los errores más graves, sobre todo porque las aromáticas que se consumen recién cortadas no se lavan. Lo ideal es el uso de insecticidas caseros para evitar un problema de salud después de su ingesta.

Podar esporádicamente

Las aromáticas se deben podar de manera continua. Para ello, corta los tallos alrededor de unos 5 cm en función de cómo van creciendo. Si no podas seguido, tendrás tallos largos con hojas solo en la parte superior.

Poco alimento

El depositar la total confianza en la tierra que tiene tu aromática es una receta al desastre. Las hierbas aromáticas suelen crecer activamente y requieren más alimentos del que les ofrece la tierra en la que están plantadas. Así que habría que alimentarlas con un fertilizante. Usa un fertilizante orgánico, ya sea sólido (al mes) o líquido (semanalmente).

Regar de manera incorrecta

Las aromáticas no precisan de muchos cuidados. Sin embargo, el riego es primordial. Existen plantas que requieren de poca agua y tal es el caso de la lavanda, el romero y el tomillo. Pero hay otras especies que necesitan de más riego como la menta, la albahaca y el perejil.

Falta de atención

Es importante tomarse el tiempo necesario para observar las aromáticas. Así que habría que conocer muy bien las especies para saber si están sanas. Si tienen hojas lastimadas, arrugadas o manchadas, es que algo no va bien y la está debilitando. Tal vez sea la tierra, algún nutriente, la maceta, el riego, por lo que es necesario atacar el problema de raíz para poder salvar la hierba.

Sin protección en épocas de frío

Hay aromáticas que no soportan el frío. Pero están otras que pueden sufrir mucho en el invierno y no se puede evitar, sobre todo si están en tiestos o macetas. Lo mejor es ponerlas en macetas contra la pared en el invierno, ya que la pared se va a calentar en el transcurso del día y en la noche va a irradiar calor para que las aromáticas no estén sometidas a tanto frío.

Necesidades básicas en el cultivo de hierbas aromáticas

Hierba aromática

  • Pleno sol, las especies anuales se recomienda la media sombra de la mañana.
  • Sustrato drenado y permeable. No es imprescindible un suelo rico, pero es mejor que sea un suelo fértil.
  • Riego justo y el necesario, evitando el encharcamiento. Las anuales a diferencia de las perennes precisan de un sustrato más húmedo, pero sin regar en exceso.
  • Clima cálido, protegido de vientos y heladas. En zonas con presencia de heladas y climas fríos, es mejor cultivar en interiores muy iluminados, evitando la calefacción.
  • Selección de especies a cultivar. No mezclar las anuales y bianuales con las perennes, ya que requieren distintos grados de humedad en el sustrato y cantidad de horas de sol.
  • Poda constante todos los años. Lo ideal es al final de la temporada para que se revitalicen y evitar que se vuelvan leñosas. En las arbustivas, lo mejor es trasplantarlas para que se desarrollen correctamente y no se limite el crecimiento.
  • Plagas, evitar su presencia. Si bien las hierbas aromáticas no suelen presentar plagas típicas, en caso de tener la presencia de alguna, aplicar fitoterápicos y dejar que pase el período de carencia hasta el momento de su consumo.

Así que al conocer estos errores que se comenten con frecuencia, trata de evitarlos a toda costa para que tus aromáticas luzcan bellas y sanas todo el tiempo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta