Eucalyptus globulus también conocido como Gomero azul de Tasmania, Árbol de la fiebre o Eucalipto blanco. Pertenece a la familia Myrtaceae, siendo originario del Sur de Australia, Tasmania y las Islas del estrecho de Bass.

Eucalyptus globulus

No dejes de leer: Davidia involucrata, árbol cuya belleza no puede pasar desapercibida

Características del Eucalyptus globulus

Árbol perennifolio, de corteza lisa, verde, blanca y caediza en láminas y tiras.

Las hojas adultas son lanceoladas de color verde oscuro.

El fruto es una cápsula que adquiere aspecto de pequeñas campanillas.

Cuidados del Eucalyptus globulus

Eucalyptus globulus árbol

Es una especie que requiere mucha luz, a pleno sol para que pueda crecer vigorosa y sana.

Debe situarse en el exterior, tanto en el verano como en el invierno.

Es capaz de resistir las heladas, pero que no sean severas o repetitivas, soportando más de 8 a 10 días de helada al año.

Requiere de una humedad media, por lo que solo precisa de pulverizar con agua de vez en cuando.

No se desarrolla en suelos muy calcáreos, encharcados o con mal drenaje.

El riego deberá ser con moderación y dejando secar entre riego y riego. Pero aumentando en aquellas épocas de mayor calor y en la brotación de la planta.

El abono deberá ser con moderación en el período vegetativo de la especie. Esto quiere decir en la primavera y principios del verano.

La poda nunca será durante el período de máximo desarrollo de árbol con el objeto de evitar la pérdida de savia, ya que podría frenar el crecimiento y, con ello, un nivel bajo de energía que minimiza las posibilidades del desarrollo.

El eucalipto admite el alambrado como técnica de modelado. Su crecimiento permite un fácil control de la poda y el pinzado.

El trasplante se debe efectuar cada 2 a 3 años. Para ello, recorta las raíces dañadas.

La enfermedad que podría dañarlo es el mal azul, el cual se caracteriza por manchas verde-azuladas en el tallo, acompañada de hojas secas. Ataca a plantas jóvenes y rebrotes. Para ello es necesario aplicar un fungicida y estar bajo supervisión.

Se multiplica por medio semillas. Las semillas deberán sembrarse en la primavera o el otoño. Aunque también se puede hacer a mediados o finales del verano.

¿Qué te parece este ejemplar?¿Lo habías visto?¿Te gusta? Ahora que si tienes la fortuna de contar con él, no dejes de darnos unos cuantos consejos para aquellos que han decido adoptar uno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí