Familia botánica de las plantas compuestas o asteraceae

Las plantas compuestas son los componentes de la familia asteraceae (o compositae, aunque este nombre se continua usando por razones históricas no cumple las reglas de nomenclatura botánica).

El nombre “Asteraceae” deriva del género tipo de la familia Aster, término que proviene del griego ἀστήρ que significa “estrella” y hace alusión a la forma de la inflorescencia.

Por otro lado, el nombre “compuestas”, más antiguo, pero válido, hace referencia al tipo de inflorescencia compuesta que caracteriza a la familia y que solo se halla en muy pocas familias de angiospermas.

Por su estructura floral y composición química, se considera la familia más evolucionada de todas las dicotiledóneas. Estas plantas de la División Magnoliophyta corresponde a las llamadas angiospermas por otros sistemas de clasificación, clase Magnoliopsida y Orden Asterales cuenta con una gran variedad de especies, alrededor de 23.000, distribuidas en unas 10 subfamilias.

Características de la especie asteraceae

Las plantas compuestas son herbáceas anuales o perennes, más raramente arbustos o árboles. Se caracterizan por presentar las flores agrupadas en capítulos, inflorescencia que funcionalmente se comporta como una flor. La estructura floral de las compuestas es muy compleja, por lo que se dice que son las dicotiledóneas más evolucionadas.

Hojas. Las hojas sin estípulas, generalmente opuestas o alternas, en ocasiones en roseta basal y pueden llegar a presentar espinas. Por lo general son pecioladas y a veces sésiles. Además, son simples y raramente compuestas.

Infloresencia. La inflorescencia es un capítulo, que consiste en una estructura ensanchada donde se sitúan desde una a cientos de flores, rodeada por las brácteas. El receptáculo puede ser plano, cóncavo o convexo, puede tener escamas o pelos entre las flores.

Flores hermafroditas, unisexuales o estériles. Sin cáliz o con este reemplazado por vilano de pelos o escamas. Los pelos pueden ser lisos, escábridos o plumosos. Corola formada por 5 pétalos soldados que pueden ser tubulosos, con forma de tubo (flósculos o flores flosculosas) o de lengüeta con 3 o 5 dientes (lígulas o flores liguladas).

Frutos. Las plantas de la familia asteraceae producen frutos secos, indehiscentes, denominados aquenios o cipselas. Algunas especies presentan frutos carnosos que parecen una drupa. Asimismo, la mayoría de las especies tienen un cáliz modificado que sirve de protección contra los herbívoros. Los frutos presentan una semilla exalbuminada y con embrión recto.

Distribución y hábitat de la familia compuesta

El amplio número de especies que tiene la familia de las asteraceae hace posible que este grupo esté presente en todo el mundo desde los polos hasta el trópico, desde la alta montaña, los pantanos y hasta los desiertos. Aunque se puede ver una preferencia por las zonas templadas y subtropicales.

Reproducción de las plantas herbáceas

Achillea millefolium

Las compuestas presentan casi todos los sistemas de reproducción. Al ser hermafroditas algunas pueden autofecundarse (autógamas) y otras son incapaces de ello (alógamas), cuyo sistema de incompatibilidad polen-pistilo se encuentra en un único gen “S”.

Bastante generalizado dentro de las compuestas está la reproducción por apomixis. Las poaceas, gramíneas y las rosaceas también presentan este tipo de reproducción.

La apomixis es un tipo de reproducción asexual en el que de una ovocélula sin ser fecundada, da plantas genéticamente idénticas a la madre. Esta estrategia reproductiva es vital para aquellas especies autopoliploides, que tienen más de dos copias de cada cromosoma y, por lo tanto, la meiosis sería desigual en la formación de gametos.

Usos de las plantas asteráceas

Varias especies de asteráceas son importantes, por las contribuciones socioeconómicas que aportan al cultivarlas. Así que muchas especies son usadas por varias culturas en todo el mundo. Desde el punto de vista económico, las asteráceas son explotadas para la obtención de aceites de cocina, como el aceite de semilla negra, el aceite de cártamo y el aceite de girasol.

Dentro de la familia de las compuestas se encuentran numerosas plantas comestibles como la lechuga, el girasol, la endivia, el radicchio, la alcachofa y la escarola. También hay otras plantas comestibles asteráceas que se consumían de manera tradicional en el pasado como la caléndula, el diente de león, la cerraja, la achicoria o la maravilla silvestre.

Además, hay plantas que tiene un largo historial en su uso como remedios naturales como la manzanilla, la milenrama, la vara de oro, el tanaceto, la equinácea, el árnica, el estragón, el cardo mariano, el ajenjo y la artemisa. Asimismo, muchas especies de asteráceas son usadas como antimaláricos y como antileishmaniásicos. Desde el punto de vista industrial, las asteráceas se usan para la obtención de aromatizantes de bebidas, para la obtención de colorantes y para la fabricación de cauchos, etcétera.  

La familia botánica se llamaba compuestas, ya que sus flores son, en realidad, capítulos florales que están compuestos por varias y diminutas flores.

Estas plantas precisan de animales polinizadores, por tal motivo han evolucionado formando atractivas flores. Así que muchas de las asteráceas son especies de jardinería que se usan para decorar flores en los espacios verdes. Cabe mencionar las margaritas, los crisantemos, la margarita pegajosa, el cártamo, la dalia, la gerbera, la flor de las nieves y la matricaria, así como muchas otras plantas con flores parecidas a estas.

Malas hierbas de la familia compositae

Son tantas plantas que están sistematizadas en diferentes grupos. Las más importantes son:

Tribu Lactucea, también denominada Cichorieae. Incluye 100 géneros y más de 1.600 especies. Todas las plantas de este grupo tienen flores únicamente liguladas.

Diente de león
  • Taraxacum officcinale (diente de león)
  • Leontodon sarasacoides
  • Podospermun laciniatum
  • Sonchus oleraceus
  • Sonchus tenerrimus
  • Picris echioides
  • Picris hieracioides
  • Crepis pulcher

Tribu Cardueas

  •  Cirsium arvense (cardo)

Otros

  • Conyza canadensis
  • Senecio vulgaris
  • Anthemis arvensis (manzanilla bastarda)

Enfermedades

La enfermedad que más afecta a miembros de la familia asteraceae es el amarillo de áster, la cual es causada por el fitoplasma Callistephus chinensis. Los síntomas más comunes son hojas cloróticas, ramificación anormal e interrupción de la floración.

El moho gris también puede afectar a varias especies de asteraceae. Esta enfermedad la causa el patógeno necrotrófico Botrytis cinerea y se caracteriza por producir manchas marrones en pétalos que puede provocar la muerte de la flor.

Aplicar-abono-foliar

Mientras tanto, el marchitamiento por Fusarium, el cual es producto de la infección con el patógeno Fusarium oxysporum. Además, las plantas adultas infectadas muestran síntomas severos de clorosis, que producen a largo plazo un marchitamiento en general.

Otras enfermedades incluyen las manchas foliares causadas por Alternaria spp., Ascophyta spp., Cercospora spp., y Septoria spp., el mildiú (Golovinomyces cichoracearum, como agente causal) y la podredumbre (provocada por Coleosporium solidaginis).  

Ahora que ya tienes más claro sobre la familia de las plantas compuestas, seguramente podrás darle el valor que merece. Ahora bien, vale la pena conocer más sobre otras especies y que mejor que la familia de solanáceas, que són y sus características.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados