Cuando se trata de jardinería orgánica, las alternativas de fertilizantes naturales pueden ser muy escasas. Sin embargo, la fabricación de fertilizantes naturales puede ser una tarea fácil y por lo regular con los componentes que se emplean a diario. Así que echa un vistazo a estos para que los tengas presente.

Fertilizantes naturales

Quizás también te pueda interesar: Fertilizantes orgánicos hechos a base de plátano

Qué contienen los fertilizantes naturales

La mayoría de los fertilizantes que vienen premezclados, figuran tres ingredientes básicos que son el fósforo, el potasio y el nitrógeno. Elementos que son esenciales para la salud fitosanitaria para el buen desarrollo de raíces. Dicho de otra forma, son los nutrientes para mantener una planta sana y libre de enfermedades.

Fertilizantes naturales

He aquí unas cuantas recetas de fertilizantes naturales con ingredientes que por lo regular se tienen en casa y que además cuentan con los nutrientes básicos para que la plantas luzcan espectaculares todo el tiempo.

Algas: La algas frescas no precisan ser lavadas antes de usarlas para eliminar la sal. Así que las versiones frescas como las secas son realmente excelentes para aportar nutrientes a la tierra. Las algas contienen elementos de traza que sirven como fuente de alimento para los microbios del suelo. Corta un pequeño cubo de algas marinas e incorpóralo a 5 galones de agua. Deja reposar 3 semanas. Úsalo para empapar el suelo y el follaje. Por lo que 2 tazas funcionan perfectamente para una planta pequeña, 4 tazas para plantas medianas y 6 tazas para plantas grandes.

Café: las plantas aman el ácido, lo que se impulsa con los granos de café mezclados en el suelo. Aunque lo más probable es que les ayude el nitrógeno. Así que espolvorea encima del suelo antes de regar. Pero si se emplea la versión líquida, remoja 6 tazas de café molido en un cubo de 5 galones de agua. Deja reposar durante 3 día y luego satura el suelo alrededor de las plantas.

Pasto cortado: es rico en nutrientes, el cual se descompone con el tiempo y ayuda a mejorar el suelo. Llena un balde con 5 galones de recortes de hierba e incluso puedes agregar la mala hierba. Después añade agua y deja reposar durante 1 o 2 días. Diluye el té de hierba, mezclando 1 taza de hierba líquida en 10 tazas de agua. Aplica la base a las plantas empleando 2 tazas alrededor del perímetro de cada planta pequeña. Para plantas medianas incorpora 4 tazas y plantas grandes coloca 6 tazas.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta