Clematis cirrhosa también se le conoce como Aján, Hierba muermera, Plujames andaluces, Cola de ardilla, Clémtaide de Virgina, Vidriera y Enredadera andaluza. Pertenece a la familia Ranunculaceae y es del género Clematis de arbustos caducifolios de hoja perenne, o bien, plantas perennes herbáceas en su mayoría con tallos florales. Es nativa del meditrráneo y partes del norte de África.

Clematis cirrhosa flor

Quizás también te pueda interesar: Polygonum aubertii, trepadora de crecimiento rápido

Características del Clematis cirrhosa

Arbusto trepador perennifolio con zarcillos que llega a medir 3 m de altura. Las hojas son perennes, de color verde oscuro, divididas, lobuladas y teñidas de bronce en el invierno. Las flores miden unos 5 cm de ancho, perfumadas, con una fragancia fresca de cítricos, que es notable en el invernadero, de color blanco o crema pálido moteado con marrón por dentro, tienen forma de campana o cuenco, las cuales se producen a finales del otoño y principios de la primavera

Cuidados del Clematis cirrhosa

Clematis cirrhosa

En una especie que le va de maravilla al jardín, ya sea en contenedores o tiestos, o bien, sobre el suelo. Las abejas se refugian en sus flores e hibernan hasta que las temperaturas aumentan en la primavera. Pero en las zonas meridionales, las reinas de abejorro de cola blanca establecen colonias. Se aprovechan de los inviernos más cálidos para recoger el polen y néctar para las larvas del nuevo nido.

Para sus cuidados requiere de una posición cálida y protegida para que pueda desarrollarse de la mejor forma. Para ello debe mantenerse la base sombreada y fría. En aquellas áreas frías debe permanecer en un recipiente y pasar al invernadero.

En cuanto al suelo precisa aquellos que sean fértiles y bien drenados con un riego moderado las épocas calurosas.

La poda debe realizarse después del florecimiento para permitir que el nuevo crecimiento sea producido y madurado para la siguiente estaciones. Además, es necesario quitar los tallos muertos o dañados y cortar los brotes que han superado el espacio.

Los brotes jóvenes pueden verse afectados por ciertas plagas como las babosas, los áfidos y las orugas. Mientras que los pétalos de las flores pueden ser atacados por las tijeretas. En cuanto a enfermedades no hay alguna que puede ser de peligrosidad.

Así que toda su belleza y color puro, podría ir de maravilla al jardín para que de ese toque único ¿Qué te parece?¿Habías escuchado de esta hermosa planta?

Imágenes cortesía de: liesvanrompaey, Miltos Gikas,

No hay comentarios

Dejar una respuesta