Flores-comestibles-cultivarlas

Flores comestibles para cultivar en el jardín

Aunque existe un sinfín de flores en el jardín, lamentablemente no cualquiera puede incluirse en la dieta, ya que pueden provocar intoxicaciones u otros problemas que desencadenan riesgos peligrosos para la salud.

Así que valdría la pena saber cuáles son las flores comestibles para cultivar en el jardín e ingerirlas cuando quieras.

Flor comestible ideal para enriquecer los platos

Las flores para enaltecer nuestros platos deben de ser aquellas especies comestibles cultivadas por nosotros, o bien, aquellas que provienen de cultivos ecológicos. Es por ello que a continuación hacemos un recorrido de las flores comestibles más comunes.

Violeta. De una belleza extraordinaria, la cual puede ayudar a resaltar el sabor de un postre, crema o espuma. Ya sean frescas, secas o cristalizadas, pueden dar un matiz único con ese gran color.

Caléndula. Una flor muy apreciada para huertos y jardines domésticos. Incluso se realizan pomadas por sus grandes propiedades. Pero no todo queda ahí, ya que también resulta excelente para formar parte de una ensalada por su sabor y color.

Flor de cebollino. Flor de color violáceo muy parecido a de la lavanda, pero cuyo sabor es muy similar al de la cebolla aunque un poco más sutil. Por lo que sería perfecta para aromatizar algún guiso, ensalada o para adornar carnes.

Geranio. Las flores tienen sabores afrutados y cítricos. Se usan en repostería, bebidas, ensaladas, o bien, como guarnición.

Crisantemo. Es una de las más habituales para la mezcla de flores comestibles. De colores variados y un sabor amargo. Los pétalos se usan para ensaladas, salsas o vinagretas.

Flor de calabaza. La flor de calabaza en ciertos países es menos conocida. Sin embargo, hay otros lugares que preparan manjares con ella, ya que su sabor es fino, siendo una flor muy versátil.

Amapola. Las semillas se usan en pastelería para dar aroma a panes y ensaladas. Las hojas se emplean para ensaladas, pero antes de que se formen el capullo interior, ya que adquiere cierta toxicidad. Se usan los pétalos para aromatizar vino o aceites.

Begonia. Existe una amplia variedad de colores, de un sabor ácido y dulzón, por lo que va a la perfección en ensalada de frutas, carnes y uno que otro guiso.

Flor de azahar. Una flor que embriaga por su agradable aroma. Así que es excelente para acompañar un postre o tal vez un plato salado para crear un contraste de sabor.

Jazmín. En Asia se emplea mucho por su aroma, por lo que no puede faltar en una rica infusión, o bien, en postres donde pueda resaltar su esencia.

Clavel de los poetas. El clavel de los poetas tiene una belleza incomparable, de un sabor algo dulce que le va de maravilla a ensaladas, postres y frutas.

Albahaca. De un sabor parecido a la planta, pero más suave. Resulta perfecta para ensaladas, donde aporta un sabor y aroma mediterráneo.

Camomila. De sabor dulce se utiliza en postres y ensaladas.

Diente de león. De color amarillo intenso, con un sabor dulce y meloso, que resulta ideal para ensaladas y arroces.

Romero. De un sabor parecido al de la planta, pero más suave. Esta flor se usa para helados, carnes, pescados, sopas, pizzas y postres.

Eneldo. De color amarillo, la flor tiene un sabor similar a la planta. Se usa para aportar sabor al pescado, mariscos, sopas y salsas.

Girasol. De color amarillo, sus pétalos tienen sabor amargo, que se elimina cociéndolas unos segundos al vapor. Se utiliza para ensaladas y sopas, además los capullos se pueden cocinar al vapor al igual que una alcachofa.

Hinojo. De un sabor anisado con una mezcla sutil de regaliz, que combina muy bien en preparaciones dulces y sopas.

Capuchina. Es ligeramente picante y parecida al berro. Se usan en ensaladas y para acompañar legumbres, sopas, arroz e incluso se rellenan con otros ingredientes.

Lavanda. Las flores tienen un sabor ligeramente picante. Va muy bien en platos de carne de caza, pollo, cremas y ensaladas. También en repostería para helados y dulces.

Malva. Se usa por su sabor suave en ensaladas.

Margarita. Tiene un suave sabor que la hace excelente para ensaladas, aunque se use más como ornato por su gran belleza.

Rosa. Presenta un sabor que va del dulce a ligeramente picante. Sus pétalos frescos se usan para postres, helados, mermeladas, vinagres, cremas, carnes y salsas. En repostería, se pueden usar sus pétalos escarchados.

Yuca. Las flores de yuca son de textura crujiente, de sabor muy dulce y un aroma de alcachofa.

Razones para comer flores comestibles

Comer flores comestibles resulta una excelente idea por varias razones. He aquí las principales:

  • Aprovechar todo lo que se puede comer del jardín.
  • Comer flores aporta nutrientes, por lo que puede ser bueno para la salud.
  • Los colores de las flores comestibles suponen un cambio con respecto a los tonos de verde que a menudo componen la mayor parte de una ensalada.
  • Se puede tener un bonito jardín ornamental y además cultivar alimentos.

Las flores comestibles no solo sirven para decorar el jardín, sino que llenarán de vida tus platillos y aportan grandes beneficios a la salud.

No hay duda que la naturaleza siempre va a nuestro favor y aparte de poder apreciar su belleza, también se puede disfrutar del sabor y alegrar nuestros platos, como es el caso de las flores comestibles. Pasa lo mismo con las hortalizas con raíces comestibles. Por ello, no dudes en cultivarlas en el jardín para siempre poder dar vida a tus comidas.  

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados
Leer más

El método Miyawaki

Contenido del artículo Introducción al método MiyawakiPor qué es especial¿Quién creo el método Miyawaki?Especialización y primeros trabajos del…