Flores comestibles

Flores comestibles para que disfrutes del jardín al plato

Aunque existe un sinfín de flores en el jardín, lamentablemente no cualquiera puede incluirse en la dieta, ya que pueden provocar intoxicaciones u otros problemas que desencadenan riesgos peligrosos para la salud. Así que valdría la pena saber cuáles son las flores comestibles.
Flores comestibles
Quizás también te puede interesar: Chefs de prestigio hacen delicias en barbacoas de jardín

Flores comestibles

Violeta
De una belleza extraordinaria que puede ayudar a contrastar con un postre, crema o espuma. Ya sea frescas, secas o cristalizadas pueden dar un matiz único con ese gran color.
Caléndula
Una flor muy apreciada para huertos y jardines domésticos. Incluso se realizan pomadas por sus grandes propiedades. Pero no todo queda ahí, también resulta excelente para formar parte de una ensalada por su sabor y color.
Flor de cebollino
Flor de color violáceo muy parecido a de la lavanda, pero cuyo sabor es muy similar al de la cebolla aunque un poco más sutil. Por lo que sería perfecta para aromatizar algún guiso, ensalada o para adornar carnes.
Flor de calabaza
La flor de calabaza en ciertos países es menos conocida. Sin embargo, hay otros lugares que preparan manjares con ella, ya que su sabor es fino, siendo una flor muy versátil.
Flores comer
Begonia
Existe una amplia variedad de colores, de un sabor ácido y dulzón, por lo que iría a la perfección en ensalada de frutas, carnes y uno que otro guiso.
Flor de azahar
Una flor que embriaga por su agradable aroma. Así que es excelente para acompañar un postre o tal vez un plato salado para crear un contraste de sabor.
Flor jazmín
En Asia se emplea mucho por su aroma, por lo que no puede faltar en una rica infusión, o bien, en postres donde pueda resaltar su esencia.
Clavel de los poetas
El clavel de los poetas tiene una belleza incomparable, de un sabor algo dulce que le va de maravilla a ensaladas, postres y frutas.
Flor eléctrica
También llamada Botón Sechuan tiene una forma muy peculiar, la cual crea una explosión de sabor, dando una ligera sensación anestésica. De hecho, se emplea para tratamientos de dolencias bucales. Aunque si se consume seca pierde esa condición anestésica.
No hay duda que la naturaleza siempre va a nuestro favor y aparte de poder apreciar su belleza, también se puede disfrutar su sabor ¿Qué te parece? ¿Has ingerido alguna? Si tu respuesta ha sido afirmativa, cuéntanos tu experiencia. Ahora que si no has probado alguna por cuál te decantas.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos relacionados