La Haemanthus es un exótico grupo de bulbos con flores de origen africano. Algunas especies son caducas y otras siempre verdes. Poseen hojas gruesas y estriadas, y flores redondas o en forma de copa, las cuales están formadas por una masa de estambres de aproximadamente 2,5 cm de largo.

haemanthus

Quizás también te puede interesar: Helxine o Parietaria, una planta trepadora baja y compacta

En ocasiones, estos se encuentran rodeados por largas y vistosas brácteas. Las cabezas de las flores de la Haemanthus varían en tamaño y color, desde el rojo escarlata al verde blanquecino. Aparecen entre abril y septiembre y una de las especies más populares es la Haemanthus albiflos, que posee cabezas en forma de cepillos de flores blancas pequeñas, rodeadas de brácteas de color verde.

Cuidados de la Haemanthus en primavera y verano

Planta los bulbos nuevos de la Haemanthus en primavera, cubriendo los cuellos de los mismos de manera que solo sobresalgan las puntas. La Haemanthus no debe ser molestada, dado que un cambio frecuente de maceta puede perturbar la floración natural.

Por tanto, cámbiala de maceta solamente si las raíces empiezan a asomarse en la superficie, o bien, si bulbos se encuentra cerca del borde de la misma. Caso contrario, puedes abonar en superficie esparciendo compost nuevo durante la primavera.

La temperatura ideal de la Haemanthus es entre 15-18 °C; evita que descienda por debajo de los 10 °C. Si quieres obtener buenos resultados, coloca la planta en una posición soleado en la que puede recibir un poco de luz directa cada día. Riégala moderadamente en verano y agrega un poco de fertilizante líquido cada 15 días para estimular la floración.

Cuando las flores se marchiten, serán reemplazadas por bayas de color escarlata. Una vez que las mismas empiecen a declinar, corta los tallos hasta la base y, también, corta las hojas más viejas cuando estas se vuelvan marrones.

Cuidados de la Haemanthus en otoño e invierno

Mantén a la Haemanthus protegida de las heladas, asegurándole una temperatura de 10 °C en otoño e invierno, y también provéele la suficiente agua a las especies perennes para impedir que la tierra se seque completamente; en cuanto a las especies caducas, riégalas de manera ocasional. De este modo, las plantas no tendrán que empezar nuevamente a desarrollar sus raíces carnosas en el momento en que recomience el crecimiento. A partir de la primavera, mantén la tierra más mojada y riega libremente los primeros brotes.

Propagación de la Haemanthus

La Haemanthus se propaga cogiendo vástagos y plantándolos de manera individual. Riega esporádicamente durante las primeras semanas y después trátalos como si fueran plantas maduras. Sin embargo, algunas especies son reacias a producir vástagos, por lo que tendrás que reproducirlas a partir de semillas.

En cuanto a plagas y enfermedades, examina las hojas en búsqueda de manchas blancas, y si llegaras a encontrar cochinillas, tendrás que combatirlas con un algodón humedecido en alcohol metílico.

Te recomendamos leer: Guzmania, una planta exótica y tropical de brácteas color escarlata

Si te ha gustado esta información sobre la Haemanthus, deja tu comentario.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta