La Vallota es un género bonito de hojas perennes y brillante flores de color anaranjado-escarlata. Es una planta de interior perfecta para el alféizar de una ventana. Su género consta solamente de una especie conocida como Vallota speciosa. Esta crece a partir de un bulbo grande de color amarronado, hasta llegar a alcanzar una altura de 0,6 m. Sus hojas son largas, de color verde oscuro, con forma de tiras. Sus flores tienen la forma de una trompeta y surgen en verano y en otoño. La Vallota es una planta muy fácil de cuidar; déjala en un sitio fresco, riégala moderadamente y verás como produce tallos de flores de larga duración cada año.

Vallota

Quizás también te pueda interesar: Narcissus triandus, planta bulbosa de gran belleza

Cuidados de la Vallota

Planta del bulbo de la Vallota en primavera en un recipiente de 15 cm de diámetro, con el extremo del bulbo debajo de la superficie; aprieta bien el compost alrededor del bulbo para que se mantenga en el lugar. Cambia la maceta solamente si es necesario cada cuatro años en primavera, cuando el bulbo esté rodeado de los bulbos reproductores; si no cambias de maceta, reemplaza la capa de compost superior por una capa nueva.

La Vallota estará bien a la temperatura ambiente de una habitación, en el rincón más fresco de la casa que ronde por los 18 °C. Tu planta precisará un sitio iluminado, con un poco de luz solar directa. Riega moderadamente desde marzo hasta junio, solamente lo suficiente como para mantener el compost húmedo. La planta deberá estar un poco más seca durante el verano. Agrega un fertilizante líquido cada tres semanas en primavera y verano.

Las flores comenzarán a aparecer a finales del verano; arranca las flores marchitas de una en una y quita todo el tallo cuando se vuelva amarillo y débil.

La Vallota es una planta perenne y si la riegas continuamente verás como sus hojas sobreviven el invierno. Mantenla fresca en invierno a una temperatura de 13 °C, en un sitio soleado. Riégala poco y evita el encharcamiento. También puedes dejar que muera en el invierno para guardarla en un sitio seco, protegida de las heladas, y cuando llegue el mes de marzo, cultivarla nuevamente.

Te recomendamos leer: Bowiea volubilis, crasa que crece a partir de un bulbo voluminoso

Una de las plagas que suele afectar la Vallota es la cochinilla algodonosa la cual ataca la base de las hojas formando unas manchas blancas y peludas que deben eliminarse con un paño o un cepillo empapado en alcohol metílico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí