La Forsythia es un género dedicado a William Forsyth, el jardinero del rey Jorge III de Inglaterra, fallecido en el año 1804. Este también fue miembro fundador de la Horticultural Society más antigua. La Forsythia comprende seis especies, cinco de ellas originarias de Asia y una de Europa. Se trata de arbustos de hoja caduca, de distintas formas y tamaños, pues en este género se pueden encontrar arbustos tapizantes y enanos y otros de porte erguido que superan los 3-4 m de altura.

Forsythia

Quizás también te pueda interesar: Aprende a cultivar Beschorneria en tu hogar

Si quieres crear un espectáculo inolvidable, tendrás que colocar un grupo de Forsythias en plena floración sobre un verde tapiz bien cuidado. Puedes clasificarlas entre los arbustos de mediano crecimiento, de hojas opuestas, caducas, simples, algunas veces compuestas por tres folíolos con infinitas flores de color amarillo, solitarias o formando grupos pequeños, que se abren antes de que surjan las hojas, lo que acentúa su belleza y espectacularidad.

La Forsythia suele ser utilizada como elemento aislado o formando grupos. El forzado artificial de las ramas se encuentra extendido, sobre todo en invierno, para confeccionar ramos de arreglos florales, porque se trata de un arbusto que en cuanto surgen los primeros síntomas de buen tiempo adelanta su floración.

Cuidados culturales de la Forsythia

Forsythia 1

Tolera cualquier tipo de suelo, excepto los excesivamente compactos y, prefiere una exposición soleada, aunque también se adapta a situaciones de semisombra. Florece en primavera sobre madera del año anterior, lo que implica que la poda debe efectuarse única y exclusivamente luego de la floración para que a lo largo del verano crezcan los brotes nuevos que llevarán yemas florales para la próxima primavera.

Para prolongar la vida de la planta, suprime los brotes viejos y agotados cada tres o cuatro años.

Propagación de la Forsythia

forsythia2

La reproducción de la Forsythia se realiza a través esquejes, los cuales pueden llevarse a cabo con madera seca o con madera verde. Se trata de un arbusto que tarda muy poco tiempo en echar raíces y las plantas logran adquirir un tamaño considerable a los tres años de realizado el esqueje. También se puede utilizar el acodo, tanto normal como aéreo, pero es tan simple el esqueje que realmente no vale la pena complicarse la vida con otros métodos.

Aunque se trata de un arbusto rústico, hay enfermedades producidas por hongos que, aunque no acaban con la vida de la planta, sí la debilitan y afean su aspecto. Trátalos de inmediato apenas los descubras.

No hay comentarios

Dejar una respuesta