La Fritillaria comprende casi 100 especies distintas y pertenece a la familia de las Liliaceae. Son originarias de las zonas templadas del Norte, incluyendo Europa, Norteamérica y Asia, y poseen flores llamativas en forma de campanillas e inclinadas. Una de las especies más cultivadas es la Fritillaria imperialis, que crea un arreglo de flores rojas o amarillas inclinadas y en forma de campanillas sumamente llamativas.

Quizás te pueda interesar: Como plantar los Bulbos en Octubre

fritillaria-a-cuadros

Cuidados de la Fritillaria en primavera y verano

La floración de la Fritillaria se produce en primavera, época en que los bulbos no deben manipularse. Mantén el compost húmedo durante este periodo de tiempo y abona de manera semanal las plantas con un fertilizante líquido, aplicando siempre la mitad de la dosis recomendada en la etiqueta. Cuando las flores se marchiten, deja de regarlas y, una vez que las hojas se hayan caído, mantén el compost seco. Lleva los recipientes a una posición protegida bajo techo, donde el compost no se moje.

A los bulbos los puedes dejar en su maceta, donde permanecerán secos hasta otoño, o bien, sacarlos en verano para almacenarlos en un cobertizo seco hasta la replantación de otoño. Si los dejas en su tiesto durante el verano, cuando las plantas estén en floración, tendrás que abonarlas con dosis normales.

Cuidados de la Fritillaria en otoño e invierno

fritillaria-naranja

Planta los bulbos de la Fritillaria a comienzos de otoño, usando un compost rico o preparando una mezcla formada por dos partes de turba, una parte de tierra, una de arena fina y una de mantillo de hoja. La Fritillaria imperialis tiene que ser plantada a una profundidad de 15-20 cm, mientras que los bulbos de otras especies de la Fritillaria pueden estar recubiertos por unos 10 cm del compost bien afirmado a su alrededor.

Coloca una capa gruesa de trozos de tiesto en la base del recipiente para mejorar el drenaje y coloca los bulbos de la Fritillaria imperialis separados por unos 20 cm, y los de otras especies a 10 cm. Esta especie luce mejor en un recipiente de 38 a 45 cm de ancho, y los más pequeños en recipientes de 13 a 20 de centímetros con tres o cinco bulbos en cada maceta.

Riega el compost en forma abundante y, posteriormente, mantenlo ligeramente húmedo hasta que comiencen a aparecer los brotes. Allí deberás aumentar la cantidad de agua sin que exista ningún riesgo para la planta. Si bien, los bulbos de la Fritillaria son fuertes, estos se beneficiarán de la protección que puedas proporcionarles mediante la pared que esté bien orientada, y bajo un saliente para que la lluvia no moje el compost en exceso.

Propagación de la Fritillaria

fritillaria

Cuando desees, planta los bulbos hacia finales del verano, quita los vástagos pequeños que han crecido a su alrededor y plántalos como si fueran bulbos maduros. Estos podrán tardar de dos a tres años en producir flores numerosas de gran tamaño. También puedes cultivar la Fritillaria a partir de semillas, sembrándolas en verano en macetas no muy profundas repletas de compost para semillas, ligeramente recubierto con compost fino.

Riega y coloca la maceta junto a una pared apartada de la luz directa del sol. Mantén el compost ligeramente húmedo durante los meses de invierno. Las plantas empezarán a aparecer en primavera, y lo único que debes hacer durante los primeros meses será mantener el compost húmedo protegido del sol. Cuando se acerque el otoño, trasplanta las plántulas individualmente a macetas pequeñas, aunque florecerán tres años más tarde.

Te recomendamos leer: Hippeastrum, un bonito bulbo que florece en invierno-primavera

¿Qué te ha parecido este post sobre los cuidados y propagación de la Fritillaria? Deja tu comentario y recuerda que el pulgón verde puede atacarla, por lo que deberás controlarlo rociando la planta con un insecticida con base de piretrina.

No hay comentarios

Dejar una respuesta