Plantas Frutales en Macetas

¿Sabía usted que es posible cultivar algunas especies de plantas frutales en macetas?

Pues puede creerlo, obedeciendo algunas exigencias básicas, da para tener en casa plantas como naranjos, limoneros, granados, manzanos etc.

Para crecer fuertes y sanas ellas precisan de:

Mucho espacio:

Una de las principales exigencias es que los árboles frutales precisan de un espacio suficiente para crecer y desarrollarse bien. Entonces mejor elegir una maceta grande, bien espaciosa, para que las raíces crezcan sin problemas. No se preocupe con el formato-redondos, cuadrados, rectangulares, etc. lo importante es que los recipientes sean bien espaciosos.

Buen drenado:

Cuando vaya a preparar la maceta para la plantación, es fundamental garantizar un buen sistema de drenado, para escurrir el agua de los riegos. Antes de colocar la mezcla de tierra, coloque una camada de arcilla en el fondo de la maceta.

Una mezcla nutritiva:

Prepare la mezcla del suelo de la siguiente manera; 1 parte de tierra vegetal, 1 parte de humus de lombriz y 1 parte de arena. Llene la maceta con la mezcla hasta más o menos la mitad, acomode el frutal de forma que quede en la altura adecuada de acuerdo al borde de la maceta. Si es preciso, abra más el hoyo o coloque más tierra para poder llegar a la altura deseada. Recuerde hacer esta tarea con cuidado, preservando el terrón del cepellón pues el protege las raíces. Luego de colocado el cepellón, complete la maceta con la mezcla de tierra y realice una riega abundante.

Un lugar protegido al principio:

Terminada la plantación, es recomendable cubrir la superficie de tierra con pedriscos o piedras decorativas, además de la maceta quedar más bonita, la cobertura protege y mantiene la humedad. Y por hablar en protección, en el inicio, la planta debe quedarse en un lugar lo más lejos de los vientos fuertes que sea posible. Además de esto, en el período inicial del transplante, debe recibir bastante sol, pero en los horarios más amenos, de preferencia en el horario de la mañana.

Después es preciso sol directo y buena nutrición

Luego del período de adaptación, la planta debe recibir diariamente por lo menos 4 horas de luz solar directa. Es preciso también cuidar de la nutrición de los árboles frutales. En el cultivo en macetas, los abonados, deben ser realizados con mayor frecuencia y adecuados a la especie elegida.

De forma general, de preferencia a los abonados orgánicos, con estiércol curtido y humus de lombriz.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta