Gatuña (Ononis spinosa L.) también conocida como gatillos, quiebra arados, abreojo, anonis, gurumaca, hierba de la estranguria, detienebuey, peine de asno, uñagata, tentabuey, yerba toro o carretón de la vega, entre otros. Pertenece a la familia de las leguminosas y se encuentra presente en casi toda Europa, incluida España, donde existen diversas variedades.

Gatuña planta medicinal

Quizás también te puede interesar: Cantueso, desarrolla flores espectaculares con un gran aroma

Características de la Gatuña

Planta herbácea plurianual, de hasta 50 cm de alto, postrada o erecta, de tallos densamente espinosos (los cuales aprovechan los animales de tiro para rascarse). Las hojas inferiores triofiladas, sentadas y las superiores sencillas, de foliolos ovales y ligeramente dentados. Los tallos y hojas tienen una consistencia pegajosa al tacto. Las flores son zigomorfas, con el cáliz verde y dientes lanceolados. La corola tiene el estandarte rosado con líneas rosadas, las alas y quillas blancas con el ápice rosa. El fruto es ovoideo con una o cuatro semillas.

Cuidados de la Gatuña

Gatuña

Es una planta que crece en matorrales, bordes de caminos, prados secos, cunetas y taludes. Florece en la primavera. Especie que puede catalogarse de indiferente edáfica, aunque prefiere los suelos calizos o nitrificados, siempre y cuando estén bien drenados. Como leguminosa que es, ayuda a fijar el nitrógeno al suelo. Además, cuenta con un leve olor característico. Crece a pleno sol y no soporta los encharcamientos

Propiedades

Desde antaño es reconocida como planta medicinal, habiéndose utilizado la parte aérea y las raíces, gracias a sus propiedades antibacterianas, analgésicas, antifúngicas, pero sobre todo por su potente efecto diurético.

Infusión o dección: se emplea como remedio para favorecer la emisión de orina, facilita el exceso de cloruros y produce una acción antiedematosa. Lo que a su vez se utiliza para la retención de líquidos para tratar afecciones urinarias como infección de vejiga o disolver cálculos en el riñón.

Además, se considera una planta depurativa que ayuda a minimizar los dolores reumáticos y artríticos. Sin embargo, el uso homeopático puede resultar peligroso en caso de tener insuficiencia renal o cardíaca, así como hipertensión.

Las raíces se utilizan en distintas comunidades del sureste de la península Anatolia, en Turquía para curar afecciones dermatológicas y cutáneas.

Así que la forma de recolección adecuada es desenterrar la raíz de 50 a 100 cm de largo en el otoño. Después es preciso quitarle la tierra que se ha adherido y cortarla a lo largo. Dejar secar al aire o con calor artificial.

Imágenes cortesía de: Ferran Turmo Gort, Javier García Calleja,

No hay comentarios

Dejar una respuesta