El girasol de nombre científico Helianthus annuus también llamado calom, maravilla, tlapololote, maíz de teja, mirasol, acahual, o flor de escudo. Es una planta herbácea anual de la familia de las asteráceas. Nativa de Centroamérica y Norteamérica, la cual se debe su expansión a Francisco de Pizarro quien encontró esta flor gracias a los nativos de Perú y se extendió a Europa y, con ello, a todo el mundo.

Girasol, mirada al sol

La principal característica de esta hermosa flor es que está íntimamente ligada al heliotropismo (conjunto de movimientos de algunos vegetales para orientar las flores y hojas hacia la estrella solar), es decir, que va girando según la posición del sol. Siendo de suma importancia, ya que se puede aprovechar por todos los recursos que ofrece, entre los que se destaca la recolección de su popular fruto y como especie ornamental con su espectacular belleza intrínseca. Esta planta puede llegar a medir hasta 3 metros de alto y existen tres tipos, el girasol oleaginoso, girasol ornamentada y de confitura o confitería.

Cultivo del girasol

Cultivo girasol

El cultivo del girasol es muy sencillo. Un factor primordial es el utilizar tierra de buena calidad con un fertilizante de efecto prolongado. Tras plantar las semillas hay que mantener el sustrato húmedo hasta que germinen. Se siembran desde inicios de la primavera hasta inicios del verano, aunque la semilla y las plántulas soportan temperaturas muy bajas.

Esta planta crece de manera rápida, por lo que son ideales para sembrar en macizos, contra un muro, o en macetas (estas últimas deben ser de las especies pequeñas). Aunque este crecimiento genera también la creación de malas hierbas, por lo que se debe tener mucho cuidado, ya que son perjudiciales pues pueden terminar rompiendo los ciclos de las plantas.

Su floración es bastante agradecida con las atenciones que se le den. Por ello es indispensable quitar las flores marchitas que estén presentes. El utilizar fertilizantes con un alto nivel de fósforo va a acelerar la floración y se podrá disfrutar de las flores antes de lo previsto.

Girasol

En cuanto al riego no es necesario que sea muy frecuente, por el contrario de lo que pasa con otras plantas. Lo mejor es regarlos 20 días antes y después de la aparición de las flores, siempre y cuando no llueva.

Es importante considerar que si se plantan muchos girasoles pueden provocar que el suelo no aguante el peso y éstos caigan.

En definitiva, el girasol es una especie de incomparable belleza que además de ser muy decorativo es una inversión a futuro, ya que las semillas son altamente nutritivas.

Imágenes cortesía de: pixabay, pixabay, pixabay,

No hay comentarios

Dejar una respuesta