Cuando las temperaturas están a tope, no solo las personas sufren de un golpe de calor o sed, sino que las plantas también. Y aunque dichas especies tiene la capacidad de adaptación a cambios externos (luz, temperatura, viento, humedad, salinidad, pH), siempre existen límites que la planta no puede soportar.

Golpe de calor planta

Quizás te puede interesar: ¿Por qué es importante airear el suelo?

Capacidad de adaptación de las especies

Al hablar de adaptación de especies en un lugar donde no es habitual, es necesario considerar la progresión con la que va variando. Las células tienen la capacidad de ajustarse a las nuevas condiciones de manera paulatina. En lo que respecta a la temperatura, los choques térmicos pueden resultar fatales en las los árboles, arbustos y plantas, y más si son jóvenes.

Transpiración de la planta

La transpiración de la planta es un proceso complejo y tiene que ver con varios factores. Este proceso es vital para que la planta pueda realizar funciones básicas (como transportes de agua y nutrientes). Otra función es la de refrigeración de la planta, así que cuando los ambientes son calurosos, los estomas se abren y la transpiración de la planta será rápida. El agua ayuda a disipar el exceso de calor.

Pero el agua disponible por la planta minimiza tanto que si no se está atento, va a producir una marchitez temporal. Si las condiciones ambientales no logran cambiar, esa marchitez pasa de temporal a permanente.

Síntomas

Cuando las hojas de la parte superior de las plantas se ven quemadas (aunque afecte solo un lado). La sequedad es parcial y aparece con las altas temperaturas.

Causas

Existen muchas causas por las que pueden sufrir un golpe de calor las plantas. Sin embargo, hay 3 que son las más comunes.

  • Las plantas no son adecuadas para ese clima.
  • Las plantas se han colocado en un sitio incorrecto.
  • El suelo es de mala calidad.

Efectos

  • Al incrementar la temperatura en el ambiente, aumenta el metabolismo de las plantas de manera considerable. Esto genera más suministros de insumos para la misma.
  • Con la presencia de un golpe de calor, la viabilidad del polen se puede reducir de manera significativa en el cultivo de ciertas hortalizas y frutos.
  • Cuando el calor está a tope, habría que ser cuidadoso con los riegos, ya que un estrés hídrico puede repercutir en las especies. Utiliza un sistema de riego correcto y cerciórate que funcione a la perfección.
  • El golpe de calor daña la calidad de los frutos y puede generar pérdidas importantes.
  • Algunas enfermedades proliferan con climas muy cálidos como la mancha bacteriana (Xanthomonas euvesicatoria, Ralstonia solanacearum) y el hongo Alternaria. Para hacerle frente a estas enfermedades, lo ideal es emplear un material genético resistente.

Cómo paliar los efectos de golpe de calor

Plantas calor

Una de las formas que más se utilizan para calmar el sofoco de las plantas durante un golpe de calor, es dispersar gotas de agua con la ayuda de una manguera con boquilla para que refrigere la superficie foliar. Pero es importante no realizarlo en las horas centrales del día, a pleno sol, ya que las gotas van a actuar como pequeñas lupas y pueden quemar las hojas. Hazlo cuando no haya exposición solar.

En ciertos casos, se puede proteger algunas zonas del jardín o huerto que restrinja la luz y exponga la planta a menos radiación aliviando la transpiración. Lo ideal es emplear la cubierta en el día y retirar en la tarde y la noche.

Así como se hace con las plantas de interior, al situarlas en una base con piedras pequeñas y mojadas para incrementar la humedad alrededor de la especie, algo similar se puede hacer con las plantas y árboles jóvenes del jardín. Un lecho de material orgánico mojado y grueso va a ocasionar evaporación del agua en el entorno de la planta y, con ello, podrá compensar el efecto excesivo de calor.

Además, como el suelo es de vital importancia y puede llegar a causar golpes de calor. La única forma de remediar la situación, es airear el suelo todos los años y aportar nutrientes, turba, mantillo o abono.

Cuando de habla de plantas en maceta, un truco para impedir que los tiestos absorban mucho calor a través de sus caras externas, es recubriéndolas con tela de brezo. Si la planta queda expuesta al sol durante algunos momentos del día, se puede colocar el tiesto al interior de otro más grande para que sea ese el que reciba el calor más intenso y el de dentro quede protegido por su sombra. De igual forma, también conviene alejar las macetas de las paredes, ya que estas irradian calor cuando se encuentran expuestas a altas temperaturas.

Así que ante la presencia de calor excesivo, sigue estas recomendaciones y logra jardines y cultivos de éxito.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta