Cuidados-hortensias

Guía práctica para el cuidado de las hortensias

Es una de las floraciones más esperadas al llegar el verano. Y es que la hortensia es una planta que, más allá de su facilidad de cultivo, se convierte en un auténtico punto central del jardín cuando comienza a echar sus características flores en macizos redondeados. 

Todo un espectáculo natural de color y belleza que hace que sea irresistible contar con ella en el jardín o maceta. Así que sigue esta guía práctica para el cuidado de las hortensias y disfruta todo su resplandor.

Características de la hydrangea

La Hydrangea, comúnmente denominada Hortensia, es una planta sumamente atractiva y popular, que forma un grupo de aproximadamente 80 especies, que tiene su origen en algunas zonas de Asia y América, aunque casi todas ellas provienen de Japón, Corea o China.

Es una planta arbustiva de hasta 3 metros de altura, aunque también algunas son árboles pequeños o lianas. Las hay tanto caducas como perennes y florecen desde la primavera hasta el otoño.

Las flores de las hortensias forman grandes inflorescencias de colores vivos y muy llamativos, cuyos tonos dependen del pH del suelo en que están, aunque existen fertilizantes ricos en determinados elementos que ayudan a alcanzar la coloración deseada.

Cuidados de la hortensia, según la época del año

En primavera y verano. Para obtener los mejores resultados, habría que mantener la planta fresca, especialmente durante la floración. Esta cesará si las temperaturas superan los 21 °C. Mantener en un sitio iluminado, pero apartado del sol directo.

Es importante que el compost este húmedo todo el tiempo y nunca permitir que se seque. Asegurar que la planta reciba un riego cuidadoso a diario, si fuese necesario, desde la primavera hasta el otoño.

Cuando las flores hayan superado su mejor momento, la hortensia tendrá que ser trasladada al exterior durante el resto del verano. Para ello, colocar en un lugar bien protegido. Regar y abonar.

hortensia

En otoño e invierno. Cuando la planta comienza a perder sus hojas a finales del verano, habría que podarla. Cortar todos los brotes y dejar el par más bajo de retoños en cada uno de los tallos. Luego poner la planta en una maceta con compost nuevo. La hortensia crece mejor en un compost libre de cal.

Proporcionar un descanso invernal en una habitación fría, pero libre de heladas y donde la temperatura no disminuya por debajo de los 7 °C. Regar escasamente durante el período de latencia, de modo que la tierra esté ligeramente húmeda. A mediados del invierno, llevar la planta a un lugar más luminoso y cálido e incrementar el riego.

Cultivo de la planta en jardines y macetas

Hortensias en jardín. Las hortensias plantadas en el jardín viven durante muchos años. Se cultivan solas evitando la compañía de otras especies. El suelo ácido produce flores de color azul. La acidez se logra regando el suelo con una solución de 100 g de sulfato de amonio y 20 g de sulfato de hierro en 5 litros de agua en primavera.

La falta de acidez en el suelo produce flores de color rosa. La variedades de floración blanca no cambian el color. La poda tendrá que efectuarse a fines de verano.

Las ramas que quedan florecidas se cortan conservando los tallos nuevos que nacen de ellas. Protegerlas de las heladas intensas con una cobertura de tela o papel de periódico cuando carezcan de protección natural.

Hortensias en maceta. La variedades de bajo porte se adaptan muy bien al cultivo de maceta. La hortensia precisa un cambio de recipiente y la renovación de sustrato al finalizar la época de floración en otoño.

Propagación de la especie

Para una propagación eficaz, habría que tomar esquejes de 13-15 cm de las puntas de los tallos en verano y en otoño, luego de la floración. Espolvorear en el extremo de cada corte con hormona de enraizamiento y poner los esquejes en una mezcla de turba y arena.

Cuando hayan echado raíces, plantar los esquejes en macetas de 8 cm y cambiarlos de recipiente a medida que vayan creciendo. Mantenerlos húmedos y a la sombra y, cultivarlos a una temperatura de 15-18 °C para obtener unas plantas saludables y repletas de flores al llegar primavera.

Tipos de hortensias más comunes

Existe una amplia variedad de hortensias, pero la Hydrangea macrophylla es la especie más extendida. Aunque es cierto que también hay otros tipos muy comunes que vale la pena conocer:

  • Hydrangea arborescens. Es un arbusto que puede llegar a alcanzar los 3 m de altura. Sus flores son blancas y diminutas que se agrupan en grandes racimos de flores.
  • Hydrangea paniculata. Es una variedad de hortensia muy resistente que puede llegar a alcanzar los 4 m de altura.
  • Hydrangea petioralis. Se trata de una hortensia trepadora que puede alcanzar los 20 m de longitud. Sus flores suelen ser amarillas y blancas.
  • Hydrangea quercifolia. Esta hortensia destaca por su peculiaridad en las hojas, ya que en otoño se vuelven rojizas. Es la única hortensia que se puede encontrar con los racimos en forma de cono.

Enfermedades y problemas de la hydrangea

Aunque las hortensias son plantas estupendas para dar color al hogar, también es necesario mencionar algunos contras que pueden suscitarse. He aquí las enfermedades y problemas más usuales de las hortensias para que pongas solución cuanto antes.

Hortensia apagada. A veces las hortensias se pueden volver apagadas. Esto es señal de que requieren de agua urgentemente. Habría que poner cuidado para no encharcar el sustrato, ya que un exceso podría pudrir las raíces.

Hojas se caen fácilmente. Si las hojas se caen y la hortensia no echa flores, puede ser señal de dos cosas: falta de alimento o la cantidad es insuficiente. Por ello se necesita un abono específico para hortensias o para plantas acidófilas.

Hojas amarillas y nervios verdes. Si las hojas se vuelven de color amarillo y los nervios verdes, entonces tienen clorosis. Las plantas requieren de clorofila para poder llevar a cabo la fotosíntesis y así obtener energía. Si la fuente de hierro es insuficiente, entonces la planta adopta un color amarillo por su incapacidad de producción de clorofila.

La solución es emplear quelato de hierro, cuya aplicación dependerá de su concentración. Utilizarlo según las indicaciones del fabricante. Si es líquido se puede mezclar con el agua de riego o, si viene granulado, puede introducirse alrededor de la planta enferma.

Manchas en las hojas. Si las hortensias tienen manchas en las hojas, es señal de que tienen hongos. La solución es utilizar azufre. Si el ataque ha mermado a la planta, habría que abonarla y agregar un fungicida que la proteja hasta que se recupere.

Hojas con telarañas. La aparición de telarañas en las hojas significa que la hortensia está en un ambiente demasiado seco. La temperatura ideal para esta planta no debe ser inferior a 5 °C, en especial en invierno. Así que habría que eliminar las ramas que se han visto afectadas por la plaga. Pasar por el resto de la planta un algodón mojado en agua jabonosa. Después, quitar los restos de jabón de cada hoja.

Las hortensias son plantas que tienen su propio mundo y particularidades. Estas flores agregan riqueza cultural e histórica a los espacios.

Brotes con insectos. Si encuentras pulgones o moscas verdes en los brotes de la hortensia, la planta necesita de un lavado urgente. La solución es lavar bien la planta y poner insecticida.

Sin duda, la hortensia es una planta estupenda para dar color a tu hogar. Así que apuesta por esta especie y decora tu casa ya mismo. De igual forma, puedes considerar la guía completa de los cuidados de la lavanda, ya que es otra gran opción para tener en el jardín.

Total
2
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados