La Guzmania es un llamativo grupo de plantas exóticas y tropicales, cuyo origen se encuentra en las selvas de las Antillas y las zonas noroccidentales del continente sudamericano. Pertenece a la familia de las Bromelias y, por ello, sus hojas crecen en forma de roseta; las bases de las hojas se encuentran curvadas hacia delante y se superponen unas sobre otras, formando de esta manera una cavidad para conservar el agua en el centro. El principal atractivo de la Guzmania son sus hojas verde-satinado en forma de espada y sus brácteas coloridas y duraderas que rodean las efímeras flores.

guzmania

Quizás también te pueda interesar: Bromelias en Noviembre

Cuidado de la Guzmania en primavera y verano

guzmania1

Planta los vástagos en invierno y primavera cada año y recuerda que a este tipo de planta le encanta el ácido y la tierra con buen drenaje, de modo que tendrás que utilizar un compost con base de turba mezclado con un poco de arena gruesa.

Mantén en la Guzmania en un ambiente húmedo, colocando el recipiente en una bandeja con guijarros mojados, y rocía el follaje en primavera y verano todos los días. Si vives en una zona de aguas duras, trata de regar la planta con agua de lluvia o utiliza agua hervida agregándole unas gotas de vinagre. Mantén la urna repleta de agua en lugar de regar el compost e incorpora algunas gotas de fertilizante líquido al agua cada cuatro semanas.

Para tener una Guzmania en perfectas condiciones, mantenla a una temperatura de 24-27 °C, pero ten en cuenta que, si bien a tu planta le gusta el calor, es una planta de bosque y, por ende, no se desarrolla si se expone al sol directo, por lo que prefiere en cambio una posición con sombra.

Cuidados de la Guzmania en otoño e invierno

guzmania2

No permitas que las temperaturas desciendan por debajo de los 16 °C y mantén un elevado grado de humedad rociando la planta dos veces por semana. Mantén las rosetas repletas de agua libre de cargas y para tener flores al siguiente año. Corta las rosetas que han florecido este verano, para provocar el crecimiento de los vástagos. Al finalizar el otoño, luego de la floración, el follaje de la Guzmania empezará marchitarse y perderá el color. Corta la roseta florecida a 5 cm de la base de la planta, sin dañar los vástagos y, posteriormente, continúa el programa de cuidados en primavera y verano.

Durante la primavera, retira con cuidado los vástagos y plántalos en macetas de 10 cm, utilizando un compost con base de turba mezclado con una cantidad igual de arena gruesa. Colócalos en una posición umbría y libre de corrientes de aire frío y mantén las urnas llenas hasta el tope.

Te recomendamos leer: Conoce los cuidados de la Aechmea o Billbergia Aechmea

Si el pulgón verde atacara a la Guzmania, rocíala con un insecticida con base de piretrina, o bien, utiliza un insecticida sistémico que contenga dimethoato y agrégalo al agua de riego.

No hay comentarios

Dejar una respuesta