La Hedychium pertenece a un grupo exótico de plantas originarias de la India, Malasia e Himalaya. Son fáciles de cultivar, siempre y cuando, le proporciones las condiciones que precisa. Una de los miembros más populares del grupo es la Hedychium gardnerianum, una planta esbelta de tallo largo, similar a una caña, que crece hasta alcanzar 1,2 m de altura. Sus hojas de color verde intenso son puntiagudas y sus flores amarillas cuentan con estambres rojos y largos que emergen de las espigas cónicas con brácteas verdes.

Hedychium

Quizás también te pueda interesar: Cuidados de Iberis, Canastillo de plata o Carraspique

Cuidados de la Hedychium en primavera y verano

Trasplanta la Hedychium cada año en primavera, haciendo uso de un buen compost con base de turba, mezclado con un poco de arena gruesa para mejorar el drenaje. Coloca la maceta en un sitio muy bien iluminado, aunque protegiéndolo del fuerte sol del mediodía.

Riégala poco a comienzos de la primavera, solamente lo necesario como para que el compost se mantenga húmedo, y ve incrementando la cantidad de agua a medida que avance la temporada de crecimiento. Luego de algunas semanas, la espiga de flores habrá surgido; apenas esto ocurra, adminístrale un fertilizante líquido cada dos semanas. Continúa haciéndolo a lo largo de todo el verano.

Cuidados en otoño e invierno

A mediados de otoño y después de que las flores se hayan secado, las hojas empezarán a caerse gradualmente. Cuando esto suceda, corta los tallos bien abajo. Almacena la planta durante todo el invierno en un lugar luminoso y protegido de las heladas y de las corrientes de aire frío, a una temperatura de 13 °C. Durante los meses fríos, riégala muy de vez en cuando.

Propagación

Divide los tallos carnosos que surgen debajo de la tierra en primavera y planta cada uno de ellos individualmente en compost con base de turba. Las semillas de la Hedychium se pueden sembrar en marzo o abril, en bandejas rellenas de compost con base de turba.

Mantén las semillas húmedas y protegidas del sol directo, y a una temperatura de 24 °C, tanto sea en un propagador o cubiertas con una bolsa plástica.

Te recomendamos leer: La floración de la Gaillardia es espectacular y hermosa

Las hojas y las flores de aspecto enfermizo indican falta de agua; sube la cantidad, pero cuida de no regarla en exceso. Si las flores no se formaran, probablemente se deba a la falta de fertilizante. Si la atmósfera se encuentra muy seca, la araña roja podría representar un gran problema; utiliza un insecticida con base de malatión.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta