El helecho culantrillo, también llamado Culantrillo de pozo, Cabello de Venus, Cabellera de Venus, Arañuela, Brenca y Capilera, es un helecho de la familia de las Pteridaceae que posee 40cm de alto. Tiene un rizoma rastrero que emite muchísimos mechones de un follaje arqueado hacia abajo, el cual tiene los bordes suaves y delgados, de color verde claro, en forma de abanico.

Helecho culantrillo

Quizás también te pueda interesar: Cuidados del Asparagus sprengeri o Helecho espárrago

En su habitad natural, el helecho culantrillo brota de los huecos las rocas, a orillas de los puntos de agua. A este helecho le encantan humedad y puede llegar a sobrevivir en inviernos suaves. Si tienes un arroyo en tu casa con sombra y rocas que lo bordean, coloca algunos ejemplares de este helecho entre las piedras. Cabe destacar que el helecho culantrillo es ideal para confeccionar ramos, aunque su duración es escasa, dado que el follaje se marchita fácilmente. Por tanto, solamente podrás utilizarlo para centros de mesa, y cuya duración sea solamente de una noche.

Cuidados y cultivo del helecho culantrillo

La primera plantación del helecho culantrillo en el exterior debe realizarse en primavera. Realiza un agujero tres veces mayor que el volumen del cepellón y pon el helecho. Aprieta el sustrato, riega y pon un acolchado de paja para conservar la humedad del suelo. El suelo utilizado debe ser fresco o calcáreo, pero jamás ácido.

Para cultivar el helecho culantrillo en macetas o en el interior, deberás plantarlo en una mezcla de tierra, arena de río o turba. Esta planta puede llegar a sobrevivir en zonas donde las temperaturas no desciendan por debajo de los -5 °C durante el invierno. Protege del cepellón de las heladas fuertes con un acolchado.

En cuanto a la iluminación, prefiere estar en zonas húmedas, lejos del sol directo, aunque puede tolerar un poco de sol por la mañana sirve demasiado fuerte. En el interior, tendrás que colocar al helecho en un sitio donde la luz sea filtrada.

Ahora bien, como es el helecho culantrillo es susceptible a la sequía y a la falta de humedad, tendrás que colocarlo en un platillo repleto de agua y piedras. En invierno, rocía el follaje todos los días con agua fresca. En el exterior, riega el helecho culantrillo durante los dos primeros meses de plantado y después renueva el acolchado solo para mantener el suelo fresco.

Abono y poda

En cuanto al abono, incorpora un fertilizante líquido suave, desde inicio de la primavera hasta comienzos del otoño, cada 10 días. Por otro lado, ten en cuenta que se aconseja retirarlas hojas secas en primavera.

Te recomendamos leer: Davallia, un helecho hermoso y muy fácil de cultivar

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados y el cultivo del helecho culantrillo? Deja tus comentarios.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta