Todo productor siempre va en búsqueda de una mejora en sus productos. En lo que respecta a las gallinas ponedoras, habría que considerar ciertos factores para poder obtener una buena calidad de los huevos. Y esto dependerá de los cuidados, las condiciones sanitarias y la dieta equilibrada a la que este sometido dicho animal.

Huevos gallina

Quizás también te puede interesar: Todo acerca del cultivo de las aves

Huevos de buena calidad

Habría que reconocer cuáles son los huevos de calidad para ir a la segura.

Cáscara. El aspecto externo y tamaño son primordiales, ya que va a determinar la calidad del mismo, siendo de un buen color y brillo. Mientras que aquellos huevos de cáscara débil o manchada puede indicar enfermedades en la gallina.

Yema. Al abrir el huevo, la yema será un indicador de la calidad. Se podrá encontrar yemas en color amarillo intenso, pálido y anaranjado. El color intenso se asocia con huevo de campo (siendo el favorito). Ciertos alimentos como la alfalfa o el maíz contribuyen a un color fuerte.

Clara. Cuanto más gelatinosa y espesa es la clara, la calidad será óptima. Un factor primordial es la edad de la gallina ponedora y la alimentación. El exceso de magnesio en la dieta puede repercutir de forma negativa.

Factores ambientales

Huevos

Las gallinas que viven en un entorno libre de estrés van a lograr una producción mejor. Además, es importante controlar las toxinas y prevenir la afectación en las aves. Por tanto, unas gallinas sanas tendrán una producción de buena calidad.

Factores nutricionales

Para obtener un huevo de calidad, es necesario que las gallinas tengan calcio, ya que de no ser así van a utilizar el de sus patas y huesos. Así que habría que integrar calcio a su dieta.

El fósforo es importante para las gallinas ponedoras en la etapa de desarrollo. El exceso de esta sustancia va a perjudicar la calidad del huevo, generando una mala distribución del mismo.

El ácido linoleico y la grasa se vincula directamente con el tamaño del huevo. Este se proporciona en forma de aceites vegetales.

El cobre, el zinc y el magnesio, son minerales que intervienen en la formación de las membranas del huevo. Así que su incorporación en la alimentación será benéfica.

La vitamina D se debe incluir en dosis correctas, ya que la falta de este nutriente provoca descalcificación de la cáscara y el huevo será de menor calidad.

Ahora que ya conoces más sobre la calidad del huevo, ve a la segura y planifica una buen producción para que obtener buenos resultados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta