Proporcionarles humedad en las plantas es importante para que no pierdan demasiada agua de las hojas. Pequeños poros, conocidos como estomas, se abren para permitir la entrada del aire vital, pero a su vez, por ello se escapa la humedad. Este proceso se llama transpiración.

humedad en las plantas

Quizás también te pueda interesar: ¿Cómo cultivar grosellas en casa?

Debido a que, durante los meses más fríos del año, las casas poseen calefacción, la humedad en las plantas adicional es algo que debe hacerse durante todo el año. No obstante, sea cual fuera la fuente de calor, cuanto más caliente se encuentre la habitación, mayor atención tendrás que prestar al porcentaje de humedad.

La forma más simple de incrementar la humedad en el aire es colocando recipientes con agua en toda la habitación. También puedes probar con un humidificador eléctrico, que arroja aire sobre un depósito permanente de agua todo el tiempo, provocando la evaporación de la misma y manteniendo el nivel de humedad alto durante un período determinado de tiempo.

Estos métodos ayudan a incrementar el porcentaje de humedad en toda la habitación, pero también deberás tener en cuenta las necesidades de cada planta como así también sus propias características y las de los habitantes de la casa: muchas plantas prefieren una atmósfera mucha más húmeda que la que a ti te resulta cómoda. La única solución, es proporcionarles humedad a las plantas de manera localizada

Bandeja de guijarros

decoration-1844906_960_720

Es un excelente método para proporcionarle humedad localizada a las plantas. Cualquier recipiente de plástico o de otro material a prueba de agua servirá perfectamente. Llénalo hasta una altura de 5 cm aproximadamente con guijarros, trozos de macetas de barro o piedrecillas.

Agrégale agua suficiente sin que queden del todo cubiertas y coloca la planta encima. No permitas que la planta se encuentre directamente sobre el agua, dado que, si el compost se satura, las raíces podrán podrirse. Agrega agua a medida que sea preciso.

Usa un recipiente cuya amplitud sea similar a la de la planta. A medida que se vaya evaporando, beneficiará a todas las hojas con un baño de vapor.

Sumergir las macetas

Otro método para brindarles humedad a las plantas, es sumergiendo las macetas hasta el borde en turba. Escoge un recipiente grande como para dejar un hueco amplio alrededor de la maceta y coloca una capa gruesa de turba en un recipiente; cuanto más amplio sea recipiente exterior, mejor. Mantén el medio humectante húmedo, pero no saturado de agua.

Humedad en las plantas mediante rociado

regar plantas

Un rociado de agua con ayuda de un atomizador, puede ser suficiente para mantener humedad en las plantas, pero deberás realizarlo en todas ellas una o dos veces al día, lo que puede ser un poco engorroso. Realiza el rociado por la mañana y nunca lo hagas a pleno sol, porque las gotas pequeñas podrían actuar como una lupa y producir con los rayos solares manchas marrones sobre las hojas.

Te recomendamos leer: Métodos de conservación y cuidados para las flores cortadas

Recuerda que cuando las puntas se tornan marrones y mustias, los bordes amarillentos, los capullos florales se marchiten y las hojas se caigan, es porque a la planta le falta humedad.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta