Iberis sempervirens también conocida como Cestillo de plata o Carraspique. La denominación Iberis se deriva de Iberia, antiguo nombre con el que se conocía a España, lugar de muchas especies de este género. Mientras que el apelativo sempervirens anuncia la naturaleza perenne del follaje. Pertenece a la familia Brassicaceae, siendo originaria del sur de Europa y la Península Ibérica.

Iberis sempervirens planta

Te invito a leer: Delosperma cooperi, suculenta capaz de cubrir jardineras

Características de la Iberis sempervirens

Planta perenne de las denominadas siempreverdes. El porte es arbustivo y extendido, de una altura de entre 30 a 40 cm, provista de un tallo sufructicoso. Las hojas son perennes, oblongas de color verde oscuro, glabras algo gruesas. Las flores son pequeñas, blancas (pero algunas variedades se les encuentra en tonos rosados o púrpuras), reunidas en racimos de 3 a 4 cm de largo y agrupadas en pequeñas cabezas que aparecen en la primavera y pueden durar hasta el verano. Al igual si el invierno no es frío pueden aparecer.

Cuidados de la Iberis sempervirens

Iberis sempervirens

Es una especie ideal para decorar jardines rocosos, taludes, laderas, entre piedras, rocallas y borduras.

Es necesario ubicarla a pleno sol. Aunque en el invierno puede dañarla el frío, pero para la primavera se recupera.

Es muy resistente a la sequía. De ahí que se emplee para jardines secos mediterráneos.

En muy poco exigente con respecto al riego. Así que éste debe ser con moderación, ya que no les gustan los suelos encharcados, arcillosos o con un mal drenaje.

Es una planta que precisa una poda después de la floración, a finales del verano o el otoño, eliminado las flores secas y las ramas. De igual forma, se podrá estimular para obtener más flores en la siguiente temporada y se mantendrá de un aspecto más compacto.

En cuanto a problemas, el que podría dañar esta especie es un exceso de riego, lo que podría generar la podredumbre de las raíces o por mildu.

Se reproduce por medio esquejes, o bien, por medio de semillas, las cuales se pueden sembrar por mini alveolos. Siendo la mejor época al final de la primavera-verano. Germina en 2 a 3 semanas a una temperatura de 15 a 20˚C.

Así que esta planta podría ser el escenario perfecto para el jardín o el espacio verde, ya que su porte tapizante la hará todo un espectáculo de color. Pero ¿acaso la conoces o sabías de ella? si es así cuéntanos más sobre la Iberis sempervirens.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí