Impatiens walleriana también conocida como Alegría de casa, Orejas de oso, Impantiens, Balsamina, Miramelindos, Impantien o Miramelindo. Pertenece a la familia Balsaminacea y tiene su origen en la India y China.

Impatiens walleriana planta

Quizás también te puede interesar: Áster alpino, una planta cuyas flores imponen por su color

Características de la Impatiens walleriana

Planta herbácea anual de una altura de 20 cm. El tallo erecto, carnoso e hinchado en los nudos. Las hojas son lanceoladas, verdes, aserradas y opuestas las inferiores. Las flores axilares, coloridas, formadas por un cáliz, cuyos elementos están atrofiados, la corola con elementos parcialmente soldados.

Cuidados de la Impatiens walleriana

Impatiens walleriana

Es una planta ideal para interiores bien iluminados como terrazas, patios, porches, ventanas y balcones. Además como planta colgante luce de maravilla.

En el jardín debe situarse en zonas de semisombra, ya que el sol excesivo la puede llegar a dañar. Ahora que si permanece mucho en la sombra puede causarle menos floración. Lo mejor es que reciba el sol unas cuantas horas al día y que tenga otras con sombra.

La temperatura no debe ser drástica, ya que las heladas o el frío constante puede deteriorar las flores.

Si se ubica en interior, es preferible evitar las pulverizaciones en hojas y flores. Una humedad relativa predispone al surgimiento del hongo, mientras que una baja a ataques de araña.

El sustrato para macetas va a ayudar a retener el agua evitando el encharcamiento, la perlita o la arena de río son materiales que ayudan a que no se encharque.

Florece mejor sus raíces si están ligeramente apretadas. Así que lo mejor es cambiarla de maceta en la primavera, siempre y cuando las raíces se estén saliendo del agujero del tiesto.

El abono debe hacerse una vez cada 15 días durante la floración con un fertilizante líquido previamente disuelto en agua de riego. Por tanto, el abono para las Impatiens walleriana resulta muy importante.

La poda debe hacerse cuanto la planta este más densa y ramificada. Para ello corta la punta de los tallos jóvenes en la primavera. Con ese corte se va a estimular la floración.

Las plagas que pueden atacar esta especie son los ácaros, los pulgones, los caracoles, las orugas y las babosas.

Las enfermedades que ponen en riesgo esta planta está la Botritis, la macha foliar por Cercospora sp, la Antracnosis y la Alternaria.

Se multiplica por medio de semillas o esquejes.

  • Esquejes: aprovechar los recortes que se le hacen para despuntarla. Estos esquejes enraízan muy bien clavándolos en bandejas o macetas con compost. Si se impregna la base con polvo de hormonas de enraizamiento será un resultado mayormente eficaz, o bien, introduciendo el esqueje en un recipiente con agua.
  • Semillas: los semilleros se deben preparar a finales del invierno y principios de la primavera. Cuando la plantita mida entre los 5 a 8 cm, ya después se puede trasplantar a una maceta o el suelo directamente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta