Mata de flores grandes. Refloreciente.

Flor doble con pétalos en remolino perfumada. Este rosal se caracteriza por una flor muy perfumada y doble, de forma moderna y desempeña un buen papel en un macizo o en alguna jardinera. Su color blanco crema es más oscuro en el centro y se vuelve ligeramente rosado en el contorno. Las lluvias intensas pueden marchitar las flores con más facilidad, que habrá que cortar rápidamente para provocar su reflorecimiento. Su follaje brillante, denso y tupido, resiste la larga floración, que se inicia en verano y se alarga hasta las primeras heladas. Esta planta es muy fuerte y no teme el hielo ni los ataques de los parásitos, y soporta muy bien el calor intenso.

¿Dónde plantarlo?

Por su gracia y porte, es un rosal que puede plantarse aislado. Resérvele un lugar de honor en los macizos, combinandolo con follajes oscuros que realcen el tono cremoso de la rosa, en arriates de arbustos muy verdes como viburnum o buxus. Como todos los rosales colóquelo muy al sol.

¿Cuándo podarlo?

Cada año a finales de invierno, ya que su floración es bastante regular y abundante en primavera. Limpie y despeje regularmente el ramaje para mantener su aspecto impecable.

Perfume

Recibió la Copa del Perfume en el Concurso de Rosas Nuevas de Bagatelle, y la medalla de Oro en el Concurso de Ginebra. Cabe destacar que su suave perfume constituye una gran baza.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta