Gardenia, también conocida como Jazmín del Cabo, es una planta hermosa perteneciente a la familia Rubiaceae. No es tan fácil de cuidar, pero si la tratas con cariño y perseverancia, serás bien recompensado. Decimos que esta planta lo tiene todo porque cuenta con hojas satinadas de color verde oscuro que duran todo el año y forman un hermoso contraste con las flores de color blanco cremoso, exóticamente perfumadas.

Comprar online Jazmín del Cabo
Jazmín del Cabo, Gardenia

Quizás también te pueda interesar: Gardenia, también llamada jazmín del Cabo

En su hábitat natural, el exterior, la Gardenia puede llegar a alcanzar 2 metros de alto, pero como planta de interior lo máximo que puede llegar a medir es 1,2 metros. La mayoría de las especies de la Gardenia florecen en primavera-verano, aunque algunas de ellas lo hacen en invierno o a principios de la primavera. Ten mucho cuidado de no manipular las flores ni permitir que estas se mojen, ya que pueden magullarse con facilidad.

La especie Gardenia jasminoides, originaria de China y Japón, es la que más se cultiva. Este arbusto resistente con tallos leñosos y hojas atractivas de color verde oscuro en forma de lanza y textura satinada, produce grandes flores blancas y perfumadas. La variedad Veichii es mucho más compacta y produce flores dobles de color blanco. Por otro lado, la variedad thunbergia proviene de Sudáfrica y es un arbusto pequeño con grandes hojas satinadas y flores grandes perfumadas de color blanco cremoso que aparecen en otoño e invierno.

Cuidado del Jazmín del Cabo en primavera y verano

El cambio de maceta debe efectuarse en primavera con mucho cuidado de no manipular las raíces. A las Gardenias les gusta la tierra libre de cal, por lo que debes usar un compost elaborado con partes iguales de tierra negra esterilizada, estiércol bien fermentado y turba, agregándole a esta mezcla una pequeña cantidad de trozos de carbón vegetal y arena.

Estas plantas delicadas prefieren el agua caliente libre de cal por lo que, si vives en una zona de agua dura, deberás hervirla con unas gotas de vinagre antes de regar el compost que, por cierto, siempre debe estar húmedo. El Jazmín del Cabo se desarrollará con luz brillante e indirecta a una temperatura de normal de la habitación, pero si superara los 21 °C, deberás mantenerla lejos de la luz brillante.

Gardenia 1

Cuidados del Jazmín del Cabo en otoño e invierno

Asegúrate siempre que tu planta esté protegida y que no quede expuesta a una temperatura inferior a 13 °C. Riégala lo suficiente como para que el compost se mantenga húmedo, pero no anegado. Si la variedad que has elegido es la que florece en otoño e invierno, agrégale unas gotas de fertilizante suave al agua cuando aparezcan las flores. Mantén la planta en un lugar con buena luz protegida del sol directo y libre de corrientes de aire. Rocía las hojas.

Propagación de la Gardenia

La propagación del Jazmín del Cabo se puede realizar tomando esquejes de 7 cm de los brotes jóvenes y firmes al finalizar el invierno. Espolvoréalos con hormona de enraizamiento y plántalos en un compost con base de turba mezclada con la misma cantidad de arena gruesa. Los esquejes enraizan mejor en un propagador a 18 °C, protegidos siempre del sol intenso en una tierra húmeda. Las plantas cultivadas a partir de esquejes florecerán en dos o tres años.

Problemas y soluciones del Jazmín del Cabo

Si la planta está muy seca o carece de suficiente luz, las hojas comenzarán a perder su aspecto satinado y la flor se marchitará. La Gardenia en una atmósfera seca puede atraer a la araña roja. Si llegara a suceder, rocíala con un insecticida con base de dimetoato y para elevar la humedad, coloca la planta en una bandeja con guijarros mojados y rocía de manera regular.

Te recomendamos leer: Perfume de jazmines

Si te ha gustado esta información sobre la Gardenia, compártela en las redes sociales y déjanos tu comentario.

Compartir

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta