Si alguna vez te has preguntado cuál es la importancia de la luz para las plantas, es por el simple hecho de que necesitan energía para crecer adecuadamente. Cuanta más luz le proporciones a tus plantas de interior, más feliz y saludable serán y tendrán un espléndido color y hojas hermosas y flores frescas. No obstante, si no puedes suministrarles luz natural, tendrás que utilizar luces artificiales y tus plantas lograrán crecer igualmente.

la luz para las plantas

Quizás también te pueda interesar: Calta, una planta de exuberante floración, ideal para decorar estanques

Calculando la luz para las plantas

Observa qué zonas de tu casa conforman una buena luz natural y cuáles carecen de ella; estas, por tal motivo, no se recomiendan para que crezcan tus plantas de interior. A menos que dispongas de un solarium, la luz más intensa que reciben tus plantas son de los antepechos de las ventanas y, respecto a estas, la luz puede llegar hasta 60 o 90 cm en el interior de una habitación; pero dependerá del sitio hacia el que estén orientadas las ventanas.

la luz para las plantas

Piensa que la cantidad de luz será suficiente para aquellas plantas de interior que crecen en la penumbra hasta una distancia de 1,8 m. Luego, la intensidad de la luz disminuirá inmediatamente hacia la penumbra.

Conoce a tus plantas

Reserva los antepechos de las ventanas para aquellas plantas que precisen un máximo de luz. Habitualmente, cuando adquieres una planta, esta posee una etiqueta que indicas la luz que precisa.

Adaptando las plantas de interior

la luz para las plantas2

Una vez que hayas encontrado el sitio correcto para tus plantas, deberás variar de vez en cuando su posición. Para comenzar, el sol intenso puede quemar las plantas de interior a través de los cristales.

Nunca coloques una planta nueva bajo la luz del sol directamente y deja que se acostumbre día a día indirectamente durante una semana, a menos que estés seguro de que ha crecido a plena luz.

Para proteger tus plantas del sol, instala cortinas en las ventanas y nunca las riegues con agua a la luz del sol porque las gotas actúan como lupas sobre las hojas y allí, se concentran los rayos del sol produciendo manchas chamuscadas.

Cada tres o cuatro días mueve tus plantas dándoles un giro de 45°, porque si no se inclinarán hacia la luz excesivamente. Una advertencia respecto a este giro: algunas plantas no se deben girar mientras están formando los botones florales, porque si no se caerán.

la luz para las plantas1

¿Qué te ha parecido este post sobre la importancia de la luz para las plantas? Te recomendamos que sigas leyendo la segunda parte: ¿Cómo usan las plantas la luz del sol?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta