Con motivo de la llegada de la nueva estación, existen numerosas labores que son de vital importancia y se pueden llevar a cabo en el jardín para la época del otoño. Así que tan solo es poner manos a la obra por un buen tiempo para que ese espacio verde quede espléndido.

labores-otono

Aunque no todos los hemisferios coinciden, tarde o temprano llega esa época. En ese caso, podrán tener todo listo y preparar con antelación para no tener ningún pretexto. Y aunque para muchos pudiera parecer una temporada triste o preludio del frío invernal, es la oportunidad perfecta para tener las plantas y flores en perfectas condiciones.

Labores para el otoño

otono

  • Plantar: Con la llegada de las lluvias y las temperaturas bajas resulta ideal para realizar plantaciones, ya sea porque se precise reponer las bajas por el calor o porque se tengan nuevos proyectos en puerta. El otoño es garantía de éxito para poder plantar en el jardín.

Durante toda la estación, las plantas herbáceas y árboles tendrán todo el tiempo para irse aclimatando antes del letargo invernal. Una buena idea es pasar aquellos ejemplares de maceta o con cepellón a tierra. Ahora bien, el plantar árboles caducos a raíz desnuda no es conveniente manipularlos, es mejor esperar a que pierdan sus hojas, a finales del otoño.

  • Abonar: con todo ese despliegue de energía que han realizado las plantas, es justo volver a abonarlas con la llegada del otoño. El abono liquido es de lo más práctico para las macetas o el jardín.

Para abonar a las plantas del jardín se les puede agregar un abono de liberación lenta, ya que resulta muy fácil de utilizar. Tan solo es cuestión de esparcir un poco en el sustrato para que cuenten con los nutrientes necesarios para el invierno.

  • Riego: si las temperaturas minimizan y llegan las lluvias, las necesidades de riego irán de bajada. Por lo que resulta lógico que el riego será muy distinto y, por tanto, una reprogramación será lo mejor.

El césped no tendrá que mojarse a diario, con tan solo 2 o 3 días a la semana serán más que suficientes El riego de las demás plantas también se irá adaptando, según su biología.

El ir reduciendo de a poco hasta lograr que todo se adapte es lo correcto. Para poder ajustarlo es bueno hacer cálculos, pero lo más idóneo es la observación. Si la tierra está demasiado húmeda, las plantas van a pudrirse y, por ende, enfermar o morir.

Hay muchas labores que considerar en esta época, no olvides a las plantas y dales tu apoyo. Recuerda que gracias a ellas tenemos tantos beneficios. Así que no se pierde nada, por el contrario, se gana mucho.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta