El Lampranthus es un arbusto de flores sumamente llamativo que crece rápidamente hasta los 45 cm de alto, con una extensión de 30 cm. El Lampranthus aurantiacus, también conocido como Rayitos de sol, es una de las especies más populares que produce flores brillantes similares a margaritas de unos 5 cm de diámetro de color anaranjado intenso.

lampranthus

Quizás también te pueda interesar: La flor de la Gazania crea un gran estallido de color

Cuidados del Lampranthus en primavera y verano

Planta el Lampranthus al finalizar el invierno, usando un compost especial para cactus, o bien, hazlo tú mismo con una medida de tierra negra, una de turba y tres de arena. Si la tierra es demasiado rica, las hojas se desarrollarán muy bien, pero se formarán muy pocas flores. A medida que la planta vaya creciendo, trasplantala a una maceta mucho más grande hasta alcanzar entre 13 y 15 centímetros de diámetro.

Cada año, cambia la capa superior de compost y añade una capa de piedrecillas en la base de la maceta para que el drenaje sea mejor. En esta misma época, poda la planta para que se mantenga en forma y utiliza las partes cortadas para obtener nuevas plantas.

El Lampranthus florece en verano y cada una de sus flores dura aproximadamente siete días. Cuando se secan, lo mejor es cortarlas. La temperatura ideal de esta planta oscila entre los 15-18 °C, pero puede sobrepasar los 21 °C sin inconveniente. Proporciónale un lugar iluminado y soleado, donde corra bien el aire. Riega la planta de manera escasa en primavera y verano y espera a que el compost se haya secado completamente para volver a regarla. Cada dos semanas, abónala con fertilizante líquido.

Cuidados del Lampranthus en otoño e invierno

Para que la planta se mantenga en buen estado, las temperaturas invernales no deben descender los 10 °C. Proporciónale a tu planta la mayor cantidad de luz posible y mantén el compost seco en otoño e invierno.

Propagación del Lampranthus

Si deseas obtener esquejes de Lampranthus, corta brotes laterales de 10 cm de largo en primavera y déjalo secar durante un par de días. Luego, introduce las puntas en hormonas de enraizamiento y, después, en partes iguales de arena gruesa y compost para cactus.

Mantén los esquejes ligeramente húmedos, protegidos de la luz y a una temperatura de aproximadamente 18 °C. Cuando surjan los brotes nuevos, traslada los esquejes a macetas individuales de 10 cm de diámetro cuidadosamente.

Te recomendamos leer: La margarita no es solo una flor

El Lampranthus no suele presentar inconvenientes si se lo cuida bien, aunque la cochinilla algodonosa es la única planta que podría atacarlo. Si llegara a aparecer, utiliza un insecticida con base de malathion para combatirla.

Imagen cortesía de Forest & Kim Starr, todos los derechos reservados

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta