El Lamprantus es un arbusto de flor que proviene de la familia de las Aizoáceas y puede llegar a crecer hasta 45 cm de alto, con una expansión de 30 cm. Una de las especies más populares es el Lamprantus aurantiacus, un arbusto suculento que alcanza aproximadamente los 45 cm de altura y es un tanto menos ramificado que la mayoría de los componentes de su grupo. A finales de verano y durante todo el otoño, desarrolla flores de un anaranjado intenso de unos 5 cm que crecen en la punta de cada tallo.

Lamprantus aurantiacus

Quizás también te pueda interesar: Áster alpino, una planta cuyas flores imponen por su color

Cuidado durante todo el año nuevo

Planta el Lamprantus a finales del invierno usando un compost para cactus o prepara una mezcla de una medida de tierra negra, una medida de turba y tres medidas de arena. A medida que el Lamprantus vaya creciendo, trasplanta a macetas más amplias hasta llegar a una definitiva de 15 cm de diámetro.

Cambia la capa superior de compost cada año y agrega una capa de piedras en la base del tiesto para que el drenaje sea mejor. En esta época, tendrás que podar la planta para que mantenga su forma y utilizar las partes cortadas para obtener nuevas plantas. El Lamprantus florece en verano y cada una de las flores dura siete días; cuando se secan, lo mejor es cortarlas.

La temperatura ideal de Lamprantus oscila entre los 15 y los 18 °C. Proporciónale un lugar iluminado y soleado y riega escasamente en primavera y verano. Cada 15 días abona con un fertilizante líquido.

En otoño e invierno las temperaturas no deben ser inferiores a los 10 °C. Proporciónale luz solar a la planta y mantén el compost seco en otoño e invierno.

Te recomendamos leer: El Conophytum, una planta con flores parecidas a la margarita ¡Conócelo!

Propagación de Lamprantus

Corta brotes laterales de 10 cm de largo para obtener esquejes del Lamprantus, en primavera. Déjalo secar durante un par de días y después introduce las puntas cortadas en hormonas de enraizamiento. Luego, colócalos en un recipiente con partes iguales de arena gruesa y compost para cactus. Mantén los esquejes ligeramente húmedos, a una temperatura de 18 °C y protegidos de la luz. Cuando surjan los brotes nuevos, traslada los esquejes a macetas individuales de 10 cm de diámetro.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta