Clematides, ¿es qué no las conoces?

En algún sitio he leido que las Clemátides son como el chocolate, una vez que las pruebas no puedes dejar de usarlas, una de las ventajas de estas plantas es que se pueden amontonar, puedes ponerlas pegadas a arbustos existentes y ponerlas tan juntas como quieras, ellas buscaran su espacio.

Puedes ponerlas en muros y paredes, en sitios aislados, como coberteras de suelo, en cestas colgantes, en espalderas, obeliscos, podemos hacer setos con algunas variedades, plantarlas en macetas grandes, en contenedores pequeños, etc.

Las clemátides crecen bien y soportan todo, les gusta tener las raíces a la sombra y el resto de la planta al sol, por eso se dice que le gusta la cabeza caliente y los pies fríos. Cuando plantes clemátides asegúrate de llenar bien de materia orgánica su espacio y no olvides de abonar cada primavera.

Con las clemátides el éxito esta asegurado, aunque siempre es bueno seguir unos consejos Primeramente conocer que tipo de clemátide tenemos y hemos comprado, pues las podas y lo consejos culturales hay que adaptarlos al grupo de clemátide que tenemos. si no entiendes lo de los grupos de clemátides sigue leyendo.

Clematis%20nelly%20moser02%20Small

Las clemátides prefieren suelos ligeramente alcalinos, un pH de 7-7.5 sería lo correcto. Haz el agujero y rellénalo generosamente de abono orgánico y compost, entierra la planta un poco más profunda de su tamaño actual, no debes preocuparte ya brotara, saldrá más fuerte y con más tallos.

Cabeza al sol pero los pies a la sombra, por eso es importante proteger el suelo con piedras, corteza o algún tipo de mulching.

Corta los tallos siempre por encima de buenas y gordas yemas para que broten con fuerza.
Vigila las clemátides con el tema de los hongos, no son tan propensas como los rosales pero también les atacan mucho. Clematis muy resistentes son The President, Ville de Lyon, Nelly Moser o Jackmanii.

Les gusta estar bien alimentadas, con abonos complejos equilibrados, dos veces al año será suficiente, una vez en primavera y otra en septiembre.

Elige bien los muros y troncos de árboles donde quieres que trepen, coloca espalderas, ayúdate de hilos, etc para que nuestras clemátides vayan colonizando.

Las clemátides y las rosas son muy parecidas, es muy raro que a un rosarian no cultive a su vez clemátides, su integración en los jardines es total. La mayoría de clemátides son trepadoras, plantadas junto a un rosal trepador harán las delicias de cualquier espacio, por que prácticamente cualquier clemátide encaja con cualquier rosal trepador, se complementan a la perfección plantados juntos. Los rosales y las clemátides tienen casi las mismas necesidades, les gusta mucho el sol, suelos bien drenados y fértiles y muy resistentes a la escasez de agua.

La única variable que tenemos que tener en cuenta es el viento, sus pequeños tallos pueden sufrir mucho por lo que mejor buscar posiciones soleadas no expuestas al viento.

Carlos Morales
para Garden Center Ejea

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta