La Lobelia es un género que se encuentra compuesto por 12 especies distintas de plantas anuales o vivaces, semirresistentes, resistentes, sufruticosas o herbáceas, todas originarias de zonas templadas o subtropicales. Sus plantas cuentan con una abundante floración y además de ser decorativa, se presta fácilmente para los bordes de los macizos florales, para decorar jardineras o macetas, o para cestas colgantes.

Lobelia1

Quizás también te pueda interesar: La Lonicera produce una floración abundante, hermosa y perfumada

Gracias a su tamaño pequeño, resulta útil y apropiada para la confección de jardines en miniatura. La flor de la Lobelia es bilabiada, tubulada y con el labio inferior más grande y dividido en tres o cinco lóbulos. Estas inflorescencias se pueden presentar en distintas tonalidades y colores, y tanto solitarias como reunidas en racimos o espigas.

Cuidados de la Lobelia

Lobelia

La Lobelia presenta pocos problemas a la hora desarrollarse y florecer. No obstante, precisa de un buen terreno, húmedo y fértil, y de un sitio ligeramente protegido y sombreado; la especie anual o vivaz cultivadas como tales se pueden plantar a pleno sol, aunque tendrán que ser regadas abundantemente durante la época de máximo calor.

La plantación en el lugar de asiento tiene lugar en primavera, dependiendo de la climatología de las zonas y del riesgo de las heladas tardías. Las especies perennes semirrústicas, en invierno, tendrán que ser protegidas en las zonas de grandes fríos invernales. Para ello, sólo bastará incorporar una capa de turba, paja o de hojas secas alrededor de la planta, con el fin de proteger el sistema radicular.

Si la zona es muy fría, pueden arrancarse en otoño con cepellón de tierra y guardarse en macetas en algún lugar de la casa que lo permita, para ser puestas nuevamente en primavera en el lugar definitivo.

El cultivo de la Lobelia no representa ninguna dificultad, pero la especie Vedrariense requiere que se preparen unos soportes a su alrededor para que no se rompa, ya que medir hasta 1 m de alto.

Propagación de la Lobelia

Lobelia violeta

Las especies anuales se obtienen por siembra en cama caliente en invierno. Para ello, tendrás que hacer uso de una mezcla de tierra a base de turba y arena a partes iguales; cuando tengan el tamaño suficiente como para ser manipuladas, trasplántalas a otra bandeja semillera o colócalas en macetas y, a partir del inicio de la primavera, pueden plantarse en el sitio definitivo.

Si quieres obtener plantas que florezcan antes, será preciso efectuar la siembra al comienzo del otoño, proteger las plantas durante todo el invierno y plantar en el exterior a finales del invierno. Las especies vivaces pueden multiplicarse mediante la siembra o por división de la mata.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta