Las mantas térmicas son un textil de color blanco cuya función es la de proteger a los cultivos y las plantas del huerto o jardín, ya sea por el frío, escarchas o heladas invernales. Incuso cuenta con otras ventajas que valdría la pena conocer.

Mantas térmicas todo sobre ellas

Quizás también te pueda interesar: Pros y contras de los invernaderos

Para qué sirven las mantas térmicas

Las mantas térmicas se emplean tanto para jardines como para huertos. Se pueden utilizar para todas las plantas que requieran una protección ambiental durante el invierno como arbustos ornamentales, flores de jardín, plantas aromáticas, árboles frutales, setos, hortalizas y vegetales.

Existe una amplia variedad de medidas que van a permitir adaptarlas a los cultivos, huertos, con distintos surcos o para bancales. Además, se cortan fácilmente, por lo que solo se tiene que elegir la que mejor se adecue a las necesidades de las plantas.

Cuándo colocarlas y cuándo retirarlas

Mantas térmicas

Las mantas térmicas se instalan en días con condiciones atmosféricas favorables, es decir sin lluvia y viento. Por ello lo recomendable es alisar el terreno y eliminar la mala hierba de la zona para poder cubrirlo.

Las mantas térmicas se retiran con un buen tiempo, es decir en días sin viento en los que no haga mucho calor y no exista riesgo de heladas tardías. Al quitar la manta es conveniente realizar un riego a las plantas, ya que van a quedar expuestas al sol tras una larga temporada.

Pros de las mantas térmicas

Las mantas térmicas están fabricadas de polipropileno y sus ventajas son muchas. Dentro de ellas están:

  • Son permeables, ya que permiten el paso del agua y el aire, por lo que no se debe quitar para poder regar las plantas.
  • Son muy resistentes al deterioro en comparación con otros plásticos, ya que llevan a cabo un tratamiento que las estabiliza frente a la exposición solar.
  • Son de fácil colocación y muy ligeras, ya que pueden ponerse directamente sobre las plantas, o bien, se puede incorporar arcos para crear mini túneles de cultivo. Incluso para formar un doble techo en los invernaderos.
  • Permiten el paso de la luz, ya que presentan transparencia del 80%.
  • Evita el contacto directo de las plantas con aves y actúa como una barrera contra insectos, lo que va a favorecer el empleo de tratamientos fitosanitarios para plagas.
  • Reduce los riesgos frente a fuertes lluvias, granizo y viento, ya que protege los cultivos de las inclemencias climatológicas.
Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta