Mantén-regaderas-para-jardín

Las regaderas de jardín son recipientes cuyo objetivo es almacenar una cantidad de agua para regar las plantas con gran facilidad, sin importar si se ubican en sitios casi imposibles de transitar.

Y es que gracias a sus formas y tamaños, la labor se hace mucho más sencilla.

Sin embargo, para que estos elementos puedan durar por mucho tiempo, es primordial  seguir ciertas medidas para poder mantener las regaderas para jardín como el primer día.

Cómo limpiar los cabezales de las regaderas para jardín

Quizás, al momento de regar las plantas, han sentido que el agua no cae como lo hacía en un principio. Probablemente es porque los agujeros estén tapados. A continuación

Limpieza de cabezal fijo

  • Llenar una bolsa de plástico con vinagre.
  • Cubrir el cabezal con la bolsa con vinagre y amarrar con una liga.
  • Deja actuar por unos minutos.
  • Transcurrido el tiempo, retirar la bolsa y cepillar el cabezal con un cepillo de cerdas suaves.
  • Enjuagar con abundante agua.
Limpieza-regaderas-jardín

Limpieza de cabezal no fijo

Si el cabezal puede quitarse, habría que hacer lo siguiente:

  • Quitar el cabezal y colocarlo bajo el chorro del agua, pero al revés. Es decir que los agujeros deben ver frente al agua hasta que los restos de suciedad desaparezcan.
  • Dejar el cabezal en un recipiente con vinagre durante toda la noche.
  • Transcurrido el tiempo, enjuagar con abundante agua y volver a colocar.

Consejos para el mantenimiento de las regaderas

Es importante mantener las regaderas de jardín en buen funcionamiento. De tal manera que queden a salvo de herbicidas, fungicidas e insecticidas. 

No exponerlas a situaciones límites que podrían comprometer el correcto funcionamiento de las regaderas.

Mantenimieto-regaderas-para-jardín

Evitar manejar cantidades excesivas de agua que podrían romper el mango o en caso de caída abollar y sacar el esmalte (si es de metal o acero inoxidable).

Deberá limitarse al uso de agua y no para acarrear otro material que pueda entorpecer su función.

En caso de que esté rota la regadera, lo mejor será sustituirla. Hoy en día, las regaderas viejas o con fisuras se utilizan como macetas o forman parte de la decoración del jardín.

Deberán limpiarse de vez en cuando con jabón líquido sin utilizar estropajo ni cualquier otro tejido abrasivo. Habría que comprobar que no aparezcan puntos de óxidos. Para evitar manchas después de su uso, habría que enjuagarse y secarse a la intemperie.

Las regaderas para jardín no deberán estar sometidas a cargas para las cuales no están diseñadas, sobre todo si van colgadas en estructuras o muros.

Así que al llevar a cabo el mantenimiento de las regaderas para jardín, podrás tenerlas por un buen período de tiempo y refrescar las plantas cuando sea conveniente.  No está de más seguir estos consejos para ahorrar el agua en el jardín. Recuerda que es un recurso valioso que hay que considerar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí