Seguramente alguna vez escuchaste o trabajaste con el mantillo, pero poco sabes sobre este producto. Así que no dejes de leer este post para que te enteres de todo lo que puede ofrecer en la jardinería.

Mantillo jardín

No dejes de leer: ¿Cómo hacer sustrato para suculentas?

Características del mantillo

La característica principal del mantillo es el aumento de materia orgánica que proporciona al suelo. Al estar repleto de nutrientes, es capaz de retener el agua en la tierra y evitar que se haga dura por el calor del verano.

Cuando las precipitaciones bajan e incrementa el calor, lo más seguro es que el suelo termine por compactarse y no tendrá aporte de agua. Esto genera cambios en la textura y dificulta la extensión y crecimiento de las raíces.

El mantillo evita situaciones de retención de agua y humedad. Siendo primordial para aquellas plantas que precisen de sustrato húmedo todo el tiempo.

Beneficios del mantillo

  • Mejora la calidad de los nutrientes que obtienen las plantas y, por tanto, crecen de mejor calidad.
  • En la época del invierno ayuda a que las heladas no lleguen hasta las raíces y las debiliten hasta el grado de matarlas.
  • Ayuda a evitar el crecimiento de mala hierba.
  • Mantiene la humedad del sustrato, siendo esencial para las plantas que requieren de humedad de manera constante, sin preocuparse por el riego.
  • Minimiza las tareas de labor y el mantenimiento de los jardines y huertos donde hay cultivos.
  • Su descomposición es lenta, lo que el aporte de nutrientes es progresivo. Esto hará que las plantas vayan utilizando nutrientes conforme los requieran.
  • Evita que el sustrato se compacte al retener el agua.
  • Mantiene una buena temperatura. Uno de los factores más complicados para mantener cultivos sanos es la temperatura, ya que dependiendo la estación del año y los cambios climáticos podrían existir temperaturas que afecten las plantas. El mantillo ayuda a crear un microclima para regular la temperatura.

Así que por donde lo veas, el mantillo puede ser de gran ayuda para los suelos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta