La Margarita, originaria de Europa y Centroamérica, es también conocida como Bellis, Margarita menor o Margarita del prado. Se trata de una planta herbácea, vivaz o anual, que puede llegar a alcanzar entre 10 y 15 centímetros de alto.

Margaritas

Si no se tiene la precaución de remover las cabezuelas marchitas, se reproducirán fácilmente y podrá llegar a constituir una plaga. Se cultiva como planta bianual: en macizos, parterres, en jardineras como planta de floración primaveral o en asociación con Jacintos y Tulipanes.

Quizás también te pueda interesar: Cissus, una atractiva planta trepadora de color verde

Si las condiciones climatológicas son buenas, comenzará a producir flores muy pronto; caso contrario, su época de floración normal es a inicios de la primavera. La margarita tolera cualquier tipo de terreno, aunque adora los frescos y bien abonados, las exposiciones soleadas y los suelos arenosos. Se cultiva desde las zonas costeras hasta la alta montaña.

Cuidados culturales de la Bellis

Margarita

Si tratas a la Margarita como planta vivaz, los cuidados que deberás prodigarle son más bien escasos, es decir, basta con una limpieza de las hojas secas y marchitas, y de las flores mustias. Cuando haya crecido la Bellis y para evitar que ella misma se ahogue, tendrás que efectuar una división de la mata. Si la cultivas como anual, la siembra se efectúa en otoño, pero transcurrida la floración, se arranca y se destruye.

Modo de propagación de la Margarita

La forma más simple, por su gran facilidad de germinación, es a través de la siembra. Esto debe realizarse en primavera y en verano, en cajonera, trasplantándolas directamente al terreno definitivo en macetas, de acuerdo su utilización, en otoño. También se utiliza la división de mata, durante el otoño-primavera, replantándolas directamente al lugar de asiento.

Problemas

Bellis

Aunque la margarita es una planta resistente, algunos hongos pueden llegar a atacarla y producir algunos daños como, por ejemplo, el moho gris, también llamado botrytis cinerea, el cual produce una desecación de los tallos y las hojas.

Trátalos con fungicidas a base de tiram, euparen u orthocide. Por otro lado, la Septoria bellidis crea manchas de color pálido o amarillo rojizo en las hojas; y una especie de Cercospora puede generar máculas numerosas, pequeñas y circulares. Para evitarlas utiliza brestan o du-ter.

Te recomendamos leer: El Cleome le proporcionará a tu jardín un aire exótico y curioso

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Margarita? Deja tus comentarios y continúa echándole un vistazo a nuestro blog para conocer más artículos interesantes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta