La Marquesa, también conocida como Alocasia y Orejas de elefante, cuenta con un bonito y espectacular follaje, tanto por su tamaño como por su color. Se trata de una planta arborescente que cuenta con un tronco espeso, grueso y carnoso. Sus hojas, como ya se ha dicho anteriormente, son grandes, vistosas y cuentan con un peciolo largo.

Orejas de elefante

Quizás también te pueda interesar: El Habranthus viste tu patio de colores atractivos

Sus flores son fragantes y están rodeadas de una espata tubulada. El espádice es mucho más corto, llevando flores masculinas, neutras y femeninas desde la cima hasta la base. Por otro lado, el ovario es unilocular.

Su fruto es rojo y cuenta con una sola semilla. Para su perfecto desarrollo, la Marquesa requiere una temperatura elevada a lo largo de todo el año, pudiéndose cifrar la temperatura mínima en unos 12 °C. En caso de fríos intensos, la planta Orejas de elefante puede perder la parte aérea, pero retoñar nuevamente en la primavera siguiente. Muy parecido a este género se encuentran las Colocasias, con las que se suelen confundir en algunos casos.

Cuidados culturales de la Marquesa

Además de la temperatura de la que hemos hablado anteriormente, la Alocasia precisa una humedad alta y un emplazamiento sombreado. Como sustrato, una mezcla de brezo fibrosa y poco triturada, a la que se le añada un tanto de turba esfagnum la favorecerá.

Es preciso que las raíces, blancas, gruesas y tiernas se puedan mover libremente en el sustrato. Durante el período de fuerte actividad, será necesario suministrarle una gran cantidad de agua y pulverizar sus grandes hojas frecuentemente; caso contrario, podrían secarse.

La Marquesa es muy ávida de abono, por lo que hay que proporcionárselo periódicamente, durante la vegetación. El reposo invernal hay que verificarlo con mucho cuidado. Desde el otoño, hay que ir disminuyendo progresivamente el riego y suministro de abono hasta la parada invernal.

Modo de propagación de la Marquesa

La Marquesa puede propagarse mediante la separación de los hijuelos que surgen en los tubérculos, cuando se efectúa el trasplante durante la primavera. De ser posible, tendrán que acondicionarse en una bandeja semillera o en una cama caliente.

Te recomendamos leer: Cordiline, planta que viste jardines y hogares

Ten en cuenta que la Alocasia, a pesar de la fragilidad sus hojas grandes, es resistente a los agentes atmosféricos como, por ejemplo, el viento y el granizo, lo que la hace interesante tanto para el interior como para el exterior.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta